“Aparenta inseguridad y estimula su arrogancia”

Sun Tzu. El arte de la guerra

Payaso. Estratagema. Jugada infructuosa. Maniobra sin éxito. No sé cuántas descalificaciones más se han vertido, todas estas proceden de prensa nacional. Resulta definitorio que una gran parte de los profesionales hayan considerado que “la gran estrategia jurídica” prevista por el equipo de Puigdemont consistía, exclusivamente, en plantarse con una jura de la Constitución realizada en un notario belga. Les ha dado mucha risa floja y de ser así sería para darla pero como no conviene subestimar a nadie, sería más lógico haberse maliciado que algún objetivo tenía acudir a intentar algo que sabes que te van a negar. Poca gente lo ha interpretado así en Madrid. La mayoría cree que todo esto ha terminado y que los fuegos de artificio jurídico han terminado poniendo las cosas en su sitio, es decir, impidiendo que Puigdemont, Junqueras y Comín tomen posesión de un cargo representativo para el que ha sido elegidos.

Les hubiera sido muy sencillo darse cuenta de que los abogados de Puigdemont han tenido mucho tiempo para diseñar algo un poquito más elaborado y que, durante estos días, lo que ha hecho Boye ha sido ir recolectando uno a uno los documentos que necesitaba para reforzar su tesis, la que planteará ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y que no ha sido a dada a conocer en su totalidad para que no se intente frustrar con antelación pero de la que ya podemos intuir algunas líneas. En esa particular cosecha jurídica se han hecho con una publicación en el BOE en la que aparecen los políticos catalanes como eurodiputados electos, tienen también un auto en el que se les deniega la retirada de la orden de detención, tienen una resolución de la JEC que deniega el juramento no presencial y el recurso que se interpuso por ello y tienen la negativa a que hoy jurarán la Constitución o bien mediante el procurador designado para ello —como de facto han hecho varios senadores— o bien aceptando el acta notarial belga que recoge la jura realizada allí. Tampoco olvidemos el auto que deniega a Junqueras su salida para prestar juramento porque también le sirve a Puigdemont para demostrar que incluso si hubiera venido a jurar, no se le habría permitido. ¡Ah, únanle que la JEC lo sacó de las listas y que tuvieron que ser los jueces los que les obligaran a meterlo de nuevo! Con todo ello intentarán sus abogados mostrar que existe una orquestación y una clara finalidad de privarles de sus derechos como europarlamentarios, que todo es una construcción dirigida para dejarles sin hacerlo. Si no vienes, porque no estás. Si vienes porque te detengo y luego el Supremo no te permite hacer el juramento.

También hay un cierto error respecto al hecho de que al TJUE o le presentan cuestiones prejudiciales los tribunales —como Van den Eynde le ha solicitado a Marchena que haga— o bien lo hacen los estados. Olvidan que también, en determinadas circunstancias, pueden hacerlo los particulares. Lo que no han desvelado es la fórmula que utilizarán que les permita acceder al TJUE ni el contenido exacto de la cuestión que quieren formularle. No será hasta el martes o miércoles próximo que se desvele esta cuestión y podamos valorar el alcance de la verdadera estrategia procesal esbozada por el equipo jurídico de los eurodiputados expatriados. El camino de Junqueras es distinto porque su situación lo es también. No obstante, a sabiendas de que su cuestión prejudicial no será presentada y de que el recurso al Tribunal Constitucional va para largo, sus letrados también estudian las fórmulas para llegar al Tribunal de Luxemburgo y, en todo caso, la resolución del caso Puigdemont, de ser favorable, seguro que le afectaría.

En esta semana al Parlamento Europeo le llegará una lista remitida por España con el nombre de 51 eurodiputados acreditados para estar en Estrasburgo el día 2 de julio. Sucede que esta lista debería tener 54 nombres, que son los que corresponde elegir en España. Jurídicamente al Parlamento no puede bastarle con saber de oídas. ¿Preguntará por qué? ¿le explicarán y cómo? No son cosas baladíes.

Tampoco yo abrazaría el argumento mayoritario en los mentideros de la Villa que considera que ningún tribunal europeo va a revalidar a los independentistas porque muchos países tienen problemas similares en su seno

También jugará la baza de que la jura de la Constitución es una condición añadida por España en 1995 y que, por tanto, es anterior al tratado de Lisboa. Parte del planteamiento de Puigdemont pasaría por plantearle al TJUE que estos artículos de la LOREG contravienen la normativa europea. En caso de ser así, pueden anularlos. Hay una directiva reciente que afirma que solo puede restringirse el derecho de sufragio pasivo por sentencia firme. También jurisprudencia del propio TC español que dice que “no resulta congruente una interpretación de la obligación de prestar acatamiento a la Constitución que anteponga un formalismo rígido a toda otra consideración, porque de ese modo se violenta la propia Constitución de cuyo acatamiento se trata”. Y estamos hablando de que se impone sobre todo el hecho de que la jura sea presencial en Madrid.

Tampoco yo abrazaría el argumento mayoritario en los mentideros de la Villa que considera que ningún tribunal europeo va a revalidar a los independentistas porque muchos países tienen problemas similares en su seno. Y no lo haría porque la cuestión de fondo no es esa. La cuestión de fondo versa sobre los escollos particulares que pueda poner cada nación y sobre si de esta forma podrían evitar que determinados electos llegaran a Estrasburgo. En esta cuestión pesa más ver qué instrumento se le puede dar con ello a Hungría o Polonia que otras consideraciones.

En cuestiones jurídicas nunca conviene dar nada por hecho. Nada por ganado. Nada por pétreo. De aquí al 2 de julio vamos a tener que analizar muchas cosas. La soberbia siempre acaba perdiendo a quien la practica.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat