Tal día como hoy del año 1950, hace 70 años, moría en Madrid el comerciante Carles Padrós i Rubió, que el año 1902 -conjuntamente con su hermano Joan- había fundado el Madrid Club de Football, nombre primigenio del actual Real Madrid. Carles Padrós fue enterrado el día siguiente en el cementerio de San Justo de la capital española, en el más absoluto anonimato. Depurado ideológicamente después de la Guerra Civil española (1936-1939), por su ideología progresista y republicana, su muerte y funeral fueron silenciados por la prensa y por la sociedad de la época.

Carles Padrós, nacido en la antigua villa de Sarrià el año 1870, llegó a Madrid con su hermano Joan (1869-1932) a finales del siglo XIX. Los Padrós eran una estirpe de comerciantes textiles originarios de Vilafranca del Penedès, que habían abierto tienda en varias plazas de Catalunya y de España. El año 1862, antes del nacimiento de Carles y de Joan, ya habían abierto una tienda en Madrid, en la esquina de las calles Alcalá y Cedaceros (muy cerca de la fuente de La Cibeles), que se llamaba Al Capricho, y que sería la sede fundacional y la primera sede social del Madrid Club de Football.

Superado el conflicto civil español (1939), y a medida que el Real Madrid se dimensionaba, la figura de Carles Padrós se diluía, engullida por una cultura de club que negaba los valores progresistas y republicanos. El Real Madrid -elevado a la categoría de tótem de la españolidad atávica y eterna- se autoafirmaba al mismo tiempo que ocultaba la figura y negaba la memoria del catalán Carles Padrós. En la actualidad, el panteón mortuorio donde descansan los restos del fundador del Real Madrid, se encuentra en un estado de total olvido y abandono.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat