2021 podría ser un año histórico, un "Año Cero", igual que el posterior a la Segunda Guerra Mundial, 1946, porque, de nuevo, la gran tarea es la de reconstrucción, según Klaus Schwap, fundador del World Economic Forum (hoy FEM). Dada la labor que toca, el presidente del FEM, Borge Brende, dijo que "Asia tendrá un papel muy importante en la recuperación de la economía mundial, ya que representa el 50% del PIB y la población mundial". Dados los buenos resultados de China en 2020, el personaje estrella del lunes en las sesiones virtuales de Davos fue Xi Jinping.

Desde Pekín, Xi afirmó que "la historia avanza y el mundo no volverá a ser el que fue en el pasado". Para abordar la nueva época, defendió el multilateralismo para decidir en conjunto el futuro."O eso, o comenzar una nueva Guerra Fría"; que puede empujar al mundo incluso al enfrentamiento". Para tomar el buen camino, hay que "abandonar los prejuicios  ideológicos... Cada país es único" Como remate, mencionó La Carta de las Naciones Unidas, como una norma básica y universalmente reconocida".

Todas las palabras de moda sonaron en su intervención, "crecimiento inclusivo", "desarrollo verde" o construcción de consenso. En algunos lugares de Asia, como en Hong Kong, resultaron por el contrario extraños ya que allí se prometió la autonomía hasta 2047, en un tratado que Pekín firmó con Gran Bretaña. A su vez, el Ejército Popular de Liberación de Xi contó una versión diferente en Taiwán con sobrevuelos militares consecutivos de más de una docena de aviones. 

Una día después, el martes, le tocó el turno a Europa. Angela Merkel resaltó que su concepción del multilateralismo es diferente de la del presidente chino. "La transparencia es clave" para que se pueda saber desde fuera "lo que pasa en un país" y citó como ejemplo la actitud de Pekín cuando empezaron a detectarse casos de la enfermedad de Covid-19 a la hora de aportar información a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Asimismo hizo referencia a las condiciones laborales en Xinjiang y sus campos de "reeducación", donde la Carta de las Naciones saldría en defensa de los derechos individuales.

En otro tono más autocrítico, Emmanuel Macron señaló que "el capitalismo moderno ya no puede funcionar" "Saldremos de de esta pandemia sólo con una economía que piense más en combatir las desigualdades". El presidente francés aludió a la financiarización del capitalismo  que había generado "ganancias desvinculadas de la innovación o el trabajo".

Escuchando al inquilino del Elíseo parisino, algunos expertos recordaron el tratado "Bienestar para todos" del entonces ministro de Economía alemana en la postguerra de 1946, Ludwig Erhard, después canciller, quien consideró esencial un sistema de "economía social de mercado", que dio unos resultados espectaculares en la República Federal a partir de 1949. En cuanto a la financiarización de la economía, Juan Pablo II ya advirtió sobre sus peligros. 

Por parte americana, llegó virtualmente el enviado especial de la Administración Biden para el cambio climático, John Kerry, quien aseguró que Estados Unidos reanudará su lucha contra el calentamiento global "tras cuatro años de ausencia imperdonable" refiriéndose a Donald Trump, una curiosa forma de volver a la escena internacional atacando a un enemigo interno, que por lo que se ve sigue estando presente. 

Kerry, que fue secretario de Estado hasta 2017, quiere seguir manteniendo su posición a través de hacer del clima un factor en todas las decisiones importantes de política exterior y de seguridad después de que Biden haya dado su visto bueno al Acuerdo de París, tratado que la mayoría de los científicos y ministros del clima consideran lamentablemente insuficientes para abordar la crisis.

Tras los juegos del poder desplegados y los 12 billones de dólares gastados por los gobiernos en estímulos para superar la crisis del coronavirus, hay un ambiente voluntarista y favorable a lograr que 2021 sea un año que haga olvidar un annus horribilis. Sin embargo, el Banco Mundial ha recortado su predicción de crecimiento al 4% para la economía global. Ahora se esperan recesiones de doble caída en Japón, la Zona euro y el Reino Unido, ya que se aplican restricciones para frenar la propagación del euro. En mayo tendremos una segunda vuelta en Singapur del World Economic Forum, que contará con la presencia física de los intervinientes. A ver si eso ayuda a mejorar el panorama...  

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat