François Hollande no ha tenido un buen día de la Bastilla, cita marcada en el calendario francés como el día nacional del país. Al presidente francés se le complica su reelección de cara a las elecciones del año que viene, tanto por el affaire del sueldo de su peluquero, que ha causado un gran estupor dentro de la opinión pública (cobra 9.895€ en el mes), como también por la disputa de su ministro de economía, Emmanuel Macron, que se ha postulado estos días para liderar el Elíseo y disputárselo a él mismo y a Manuel Valls.

"He disminuido el presupuesto del Elíseo de 109 millones a 100 millones, he bajado mi salario y he reducido un 10% los efectivos de esta casa, ¿y me vienen a buscar por eso?". Esta ha sido la respuesta del presidente francés cuando uno de los periodistas de la televisión pública del país le ha preguntado si creía normal que los contribuyentes pagaran tan caro al peluquero del Estado. La entrevista se había hecho con motivo del 14 de julio, día nacional de Francia.

Un peluquero de 9.895 euros en el mes

La polémica del peluquero empezó este martes por la noche cuando el semanario Le Canard Enchainé publicó que éste cobra hasta 9.895 euros en el mes. Un dinero que gana desde que fue escogido el año 2012, uno de los años más duros de la crisis y cuando los recortes se imponían en Francia y por todo el continente. El Elíseo justificó este sueldo alegando que trabaja "24 horas al día", que acompaña a Hollande en sus desplazamientos y que está a su servicio siempre que le sea requerido.

Sin embargo, su ex mujer Valerie Trierweiler ha querido ayudarlo a rehuir la polémica, sorprendentemente, y ha asegurado que Hollande no sabía el sueldo de su peluquero y que puede dar fe de "su enfado cuando lo supo más tarde".

Macron planta cara

El otro gran frente de controversia en torno al presidente francés es la crisis abierta por su ministro de Economía, Emmanuel Macron, que el pasado martes se postuló como alternativa al presidente Hollande y a Valls para dirigir el Elíseo. En un mitin de su movimiento creado en abril, En Marche!, al margen del Partido Socialista, Marcon se presentó como alternativa y desafió a los líderes socialistas.

Hollande ya ha subido el tono y ha intentado cortar de cuajo el conflicto amenazando a Macron con que si sigue con su objetivo lo expulsará del gobierno. En la misma entrevista en la televisión pública francesa, Hollande ha intentado advertir a Macron diciendo que hay "dos reglas" que tiene que respetar para seguir en el gobierno, "la solidaridad y el espíritu de equipo" y también su entrega a tiempo completo a la cartera que tiene encomendada hasta el final, y eso sin que prevalezca la ambición personal "y todavía menos presidencial". "Respetar estas reglas es quedarse en el gobierno, no respetarlas no es quedarse", ha avisado.

Reforma laboral

Estos son los frentes abiertos más recientes en la política francesa, pero la impopularidad de Hollande ya viene de lejos. De hecho, estos últimos meses ha tenido graves conflictos en la calle por la nueva ley de la reforma laboral que pretende aprobar de manera definitiva la semana que viene. En la entrevista de este jueves, Hollande también ha defendido esta reforma, donde ha dado un repaso de los cambios que ha impulsado con la vista muy puesta, aunque sin hacerlo explícito, a repetir candidatura de cara al 2017.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat