La candidata ultraderechista, Marine Le Pen, ha sido recibida en la Bretaña con huevos e insultos. Mientras la candidata hablaba con algunos ciudadanos y la prensa en la calle, un grupo reducido de personas le ha tirado huevos. La rápida intervención de sus equipos de protección, sin embargo, han evitado que la líder del Frente Nacional recibiera el impacto.

Mientras tenían lugar los hechos, sus seguidores han mostrado su apoyo a grito de "presidenta, presidenta".

La candidata ha pronunciado este jueves, a tres días de las elecciones, un discurso en Dol-de-Bretagne, una zona donde su partido recibe muy poco apoyo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat