El embajador norcoreano en la ONU, Kim Song, ha informado de que su país ya no discutirá con los Estados Unidos la posibilidad de suspender el programa nuclear y que cualquier conversación adicional en este sentido es innecesaria.

"El diálogo constante y sustancial que perseguía los Estados Unidos no era más que un truco para ganar tiempo con vistas a su calendario político doméstico", ha hecho saber en un comunicado recogido por Reuters. "No necesitemos mantener nuevas conversaciones con los Estados Unidos. La desnuclearización", ha añadido, "ya está fuera de la mesa de negociaciones".

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo norcoreano, Kim Jong-un, se han reunido tres veces sin conseguir avanzar en este sentido. Aunque el presidente norteamericano ha asegurado que tiene intención de perseverar, sus últimos comentarios, en los que criticaba que Kim ensayara con cohetes de largo alcance, daban a entender un nuevo distanciamiento.

En respuesta, el régimen de Corea del Norte lo instó a abstenerse de advertencias y "metáforas", porque representan "un desafío muy peligroso" para Pyongyang. Ni los últimos aplazamientos de maniobras militares entre Corea del Sur y los EE.UU., que Corea del Norte interpretaba como una amenaza a su seguridad, han sido capaces de aliviar la tensión.

Suïssa Ginebra pixabay
POLÍTICA INTERNACIONAL La lección de Suiza a la hora de mediar Marc González