Tal día como hoy del año 1153, hace 867 años, moría en la abadía de Clairvaux (a 250 kilómetros al este de París), Bernardo de Claraval, abad del monasterio y cofundador de la orden benedictina del Císter (1098). Bernardo de Claraval fue uno de los grandes difusores de la orden del Císter: fundó varios monasterios, incluso más allá de los dominios de la monarquía francesa. En el año 1150 promovió la emigración de un grupo de monjes cistercienses del monasterio de Fontfreda (Languedoc) para fundar el monasterio de Poblet, el primer establecimiento del Císter en Catalunya (1150). Poblet había sido creado a instancias de Bernardo de Claraval y de Ramón Berenguer IV.

Los tres primeros monasterios del Císter en Catalunya (Poblet, Santes Creus y Vallbona) se fundaron sobre tierras incorporadas hacía poco al patrimonio condal, situadas sobre la antigua frontera entre el condado independiente de Barcelona y las taifas sarracenas de Lleida y Tortosa. Cuando aquellos territorios fueron incorporados a los dominios condales de Barcelona (cabeceras de los ríos Corb, Gaià y Francolí) aunque —durante décadas— habían sido tierra de frontera y, por lo tanto, teóricamente abandonadas, paradójicamente estaban pobladas por grupos de cristianos viejos que, espontáneamente, se habían establecido allí huyendo de los maltratos a que eran sometidos por la clase de los barones catalanes.

Efectivamente, eran grupos formados por una o dos docenas de personas que se habían adentrado en tierra de nadie y habían creado "comunidades libres", y que vivían totalmente al margen del poder de los barones y de sus violencias. Poblet, Santes Creus y Vallbona fueron edificados sobre los territorios de máxima densidad de "comunidades libres", y sus abades se entregaron a la misión de encuadrar a aquella población —de nuevo— en el sistema. Con el transcurso del tiempo Poblet crearía una compleja trama de producción y comercialización de productos agrarios y ejercería el dominio señorial sobre miles de siervos de la gleba (campesinos sometidos al régimen feudal).

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat