Tal día como hoy del año 1409, hace 611 años, el ejército catalanoaragonés comandado por el infante Martín el Joven (hijo y heredero de Martín I) derrotaba las tropas sardas progenovesas en la Batalla de Sanluri, al sur de la isla de Cerdeña. La derrota progenovesa pondría fin a un siglo largo de rebeliones protagonizadas por una minoría oligárquica de la isla, partidaria de integrar Cerdeña en los dominios de la República de Génova. En aquella batalla las fuerzas de Martín el Joven (formadas por 3.000 caballeros y 8.000 niños) derrotaron estrepitosamente a las tropas de Guillermo de Narbona (integradas por 12.000 efectivos).

Según las fuentes documentales, unos días antes las fuerzas navales de Martín el Joven (formadas por las marinas de guerra catalana y siciliana) capturaron un grupo importante de galeras genovesas en la isla de Asinara (al noroeste de Cerdeña), con el propósito de impedir el aprovisionamiento de las fuerzas de Arborea. Aquella maniobra obligó a Arborea a desplazar su ejército hacia el sur, en una carrera desesperada para ganar el puerto de Cagliari. Unos kilómetros antes de llegar al puerto, Arborea fue sorprendido por Martín el Joven en Sanluri, y le provocó un descalabro irreparable.

Después ya sólo quedaba un pequeño foco rebelde: Iglesias, que sería derrotado el 7 de julio. A partir de ese hecho, la presencia catalana en Cerdeña, que remontaba a 1295, se intensificaría. Se produjo un desembarque formidable de funcionarios y de comerciantes catalanes y valencianos, y el catalán se convirtió en la lengua de la administración, de la cultura y de los negocios; y de uso mayoritario en los centros urbanos. Hasta que en 1713, Felipe V —el primer Borbón hispánico— la entregó al ducado independiente de Saboya a cambio de que dejaran de prestar apoyo a los catalanes en el conflicto sucesorio hispánico.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat