Tal día como hoy del año 1894, hace 127 años, moría en el monasterio de Scala Dei (Priorat) el industrial y político Marià Rius i Montaner, conde de Rius, que en el transcurso de su vida había sido el principal promotor del puerto moderno de Tarragona. Marià Rius, que había nacido en Tarragona en 1838, en una familia de pequeños industriales textiles originarios de Altafulla, heredó y amplió el negocio de sus padres y participó activamente en la política de su época como miembro destacado del Partido Progresista: fue alcalde de la ciudad y diputado en las Cortes españolas en dos ocasiones. También fue miembro del entorno más próximo al general Prim y al rey Amadeo I.

El puerto de Tarragona tenía una larga historia que se remontaba a la época romana. La investigación arqueológica ha puesto de relieve la existencia de aquel puerto que estaría activo hasta principios de la centuria del 700. Sin embargo, aunque la actividad pesquera siempre fue el principal sector económico de la Tarragona medieval, el puerto quedó abandonado durante un milenio, hasta que durante el siglo XVIII se inició su recuperación, pero con finalidades militares. Los primeros intentos de restauración del viejo puerto comercial de la Tárraco romana no se producirían hasta a principios del siglo XIX y serían promovidos por las potentes clases industriales y mercantiles de Reus.

Precisamente, la contribución más destacada de Marià Rius al progreso de la ciudad y del territorio sería el impulso definitivo que daría a la constitución de la Junta de Obras del Puerto (1869), la gran promotora del puerto moderno de la ciudad. A partir de la construcción del puerto moderno, Tarragona, hasta entonces una pequeña ciudad de 20.000 habitantes, cambiaría para siempre su fisonomía urbanística, e iniciaría un despegue económico que, en el transcurso de la centuria de 1900, la convertiría en la primera aglomeración demográfica e industrial del sur de Catalunya, desplazando Reus y Tortosa, las grandes ciudades y centros de producción del territorio durante los siglos anteriores.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat