Tal día como hoy del año 1963, hace 57 años, moría en Getxo (País Vasco) José Félix de Lequerica Erquiza, que el año 1940, en calidad de embajador de la España franquista en la Francia ocupada por los nazis, urdió la detención y la extradición del president Companys. Lequerica había sido nombrado embajador poco después de la finalización de la Guerra Civil española (1936-1939) y, desde que había tomado posesión de la oficina diplomática española en París, se había entregado a una intensa labor de localización de los líderes del exilio republicano. La embajada que dirigía tenía localizados, entre otros, al president Companys y al expresidente del gobierno de la República Manuel Azaña.

Cuando se produjo la ocupación nazi de París (25/06/1940), Lequerica —en virtud de los pactos entre Serrano-Suñer y Himmler— entregó a la Gestapo toda la información que había acumulado. Cuarenta y ocho días después (13/08/1940), la Wehrmacht detenía al president Companys y la Gestapo saqueaba su casa de La Baule-les-Pins (Bretaña). Años más tarde, Carme Ballester —la esposa de Companys— declararía que en aquel registro y detención, los agentes de la Gestapo les requisaron 75.000 francos que nunca nadie les devolvería. En aquel operativo participó, también, el policía español Pedro Urraca Rendueles, agregado a la embajada que dirigía Lequerica.

Lequerica (Bilbao, 1891) respondía al perfil del político cacique, trepa, oportunista y conspirador. Gravitó del conservadurismo democrático al falangismo, pasando por la derecha católica y dictatorial. Fue diputado "cunero" (representante de Toledo, donde no tenía ninguna relación personal, política o económica) y fue el primer alcalde franquista de Bilbao (1938), donde desataría una brutal y terrorífica represión en manos de los falangistas. En las postrimerías de la II Guerra Mundial (1939-1945), con un escenario claramente desfavorable para la Alemania nazi, fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores y maniobró, sin ningún éxito, para blanquear el régimen franquista en el concierto internacional.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat