Tal día como hoy del año 1936, hace 84 años, dos meses después del estallido de la Guerra Civil española, el ministro de Guerra del gobierno de la República, general Luis Castelló Pantoja, nombraba a Pilar Pérez Llopis (Valencia, 1916 – 1999) sargento de infantería del Ejército de la República. Unas semanas antes había sido nombrada cabo. De esta forma, se convertía en la primera mujer de la historia del estado español que ostentaría el grado de oficial del ejército. No obstante, la repercusión de aquel primer nombramiento sería silenciado después del conflicto civil y caería en el más absoluto de los olvidos.

Según la prensa de la época (La Vanguardia, edición del 20/09/1936), Pilar Pérez Llopis se había alistado voluntaria al batallón Pablo Iglesias -de Valencia- el 19/07/1936, coincidiendo con la rebelión militar en la península Ibérica que conduciría a la Guerra Civil española (1936-1939). El 27 de julio de 1936 “tomó parte en el ataque definitivo al cuartel de Caballería -de València capital-, en donde al producirse la rendición se encontraba sin contacto con sus compañeros por hallarse entre el fuego de los facciosos y el de los guardias de Asalto leales”.

También, según la misma prensa “antes de la subversión era una obrera de un taller de tintorería de Valencia. Una obrerita anónima, que dedicaba sus asuetos al estudio y frecuentaba el local de las Juventudes Socialistas, en vez de ir al baile o al cine (...), el día antes de que el pueblo valenciano decidiera el asalto a los cuarteles —ocho días después de producirse la insensata sublevación—, de donde los facciosos cobardes no se atrevían a salir, en compañía de un camarada (...) detuvieron, pistola en mano, a un coronel y a un comandante desleales, que entregaron al gobernador civil”.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat