Tal día como hoy de 801 los francos proclamaron a Bera como primer conde de Barcelona.

El condado de Barcelona fue uno de los condados que los francos del imperio carolingio fundaron en el siglo IX sobre la antigua Gotia. Además de Barcelona y sus alrededores, el contado también comprendía Terrassa, el Vallès, la mayoría del Maresme y el Penedès.

El 28 de diciembre de 801 los francos nombraron a Bera I como conde de Barcelona, y la gobernó desde el año 801 hasta el 820. También fue marqués de Gotia, conde de Rosselló y conde de Girona.

Era hijo de Guillermo I de Tolosa, conde de Tolosa y Cunegunda de Austrasia.

La conquista de Barcelona

El año 796, en Barcelona gobernaba el jefe musulmán Sadun al-Ruayni. Sadun ofreció a Carlomagno someterle la ciudad a cambio de que éste lo ayudara en una lucha contra el emir de Córdoba.

Carlomagno envió el año 800 a Barcelona un ejército, entre los que estaba su hijo Luis el Piadoso y el duque Guillermo I, el Santo de Tolosa (padre de Bera). No obstante, Sadun no cumplió su palabra y la ciudad se negó a ser sometida.

Fue entonces cuando los francos la asediaron. Sadun intentó escapar hacia Córdoba para pedir ayuda, pero por el camino fue capturado. Su lugar lo ocupó Harun.

La población se vio muy afectada por el hambre y las penalidades y los godos cristianos finalmente decidieron entregar a Harun y rendir la ciudad.

En abril de 801 entró Luis el Piadoso en Barcelona. El 28 de diciembre, Bera, que había participado en la conquista de la ciudad al lado de su padre, fue investido como conde.

 

Lluís el Pietós / Wikimedia Commons

Luis el Piadoso/ Wikimedia Commons

Destierro de Bera

En febrero del 820 se celebró una asamblea general en Aquisgrán (ciudad del estado alemán de Rin del Norte-Westfalia) donde acudió el conde Bera.

El godo Sanila formuló una acusación formal contra Bera por infidelidad y traición por querer continuar la tregua con los musulmanes y lo desafió a resolver la cuestión en un duelo judicial. Luis el Piadoso, después de intentar arreglarlo pacíficamente, tuvo que acceder.

Sanila, que era más joven que Bera, escogió como sistema de lucha uno típicamente godo, a caballo y con armas ligeras y jabalina, al que los francos no estaban acostumbrados. Sanila ganó el combate y provocó la deposición de Bera.

 

Imagen principal, condados catalanes s. VIII - XII / Wikimedia Commons Nekto

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat