Tal día como hoy del año 1521, hace 493 años, estallaba en Palma la revuelta de las Germanías, la revolución social y política más importante de la historia de Mallorca. Aquel conflicto estalló en el contexto de las revoluciones sociales que afectaban a la práctica totalidad de Europa. Catalunya -poco años antes- había conocido la revolución de los Remences. Y el País Valencià vivía la efervescencia de la revolución de sus Germanías. En un escenario de crisis sistémica generalizada -social, política y económica-, que anunciaba el fin de la Edad Media y el inicio de la Edad moderna. En Mallorca dibujaba un paisaje de tensión permanente entre las oligarquías propietarias y las clases populares.

El virrey hispánico Gurrea ordenó la detención de los líderes del movimiento popular: la Germanía, que agrupaba a la menestralía -el pequeño artesanado- de la ciudad (la parte vilana); y al pequeño campesinado -propietario o jornalero- del campo (la parte foránea). El pelaire Joan Crespí; los sombrereros Joanot Colom, Francesc Colom, Pasqual Rosselló y Rafel Ripoll; el zapatero Pere Begur y el espadero Guillem Vic fueron encarcelados con el propósito de neutralizar el movimiento hermanado. Pero aquella operación policial fue la chispa que encendió la mecha. Al día siguiente, jueves lardero de Carnaval, una multitud armada asaltó el Palacio Real y forzó la liberación de sus líderes.

Gurrea huyó a Eivissa. Joan Crespí, primero y Joanot Colom, después, constituyeron una República que se relacionaba directamente con el poder central hispánico sin la mediación del virrey ni de las oligarquías feudales nativas. Durante dos años, sin embargo, Mallorca estuvo inmersa en un conflicto entre facciones hermanadas que impidió culminar el proyecto. Un sueño que se cerró repentinamente cuando Gurrea -con la complicidad de las oligarquías nativas- desembarcó con refuerzos y conquistó militarmente la isla. En Pollença fue quemada toda la población dentro de la iglesia. Siguió una brutal represión que se saldó con miles de muertos y centenares de condenados a galeras.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat