Tal día como hoy del año 1940, hace 79 años, la prensa de la época hacía público que el régimen franquista había nombrado a Enrique Piñeyro de Queralt, marqués de la Mesa de Asta, presidente del FC Barcelona. Aunque el nombramiento oficial no se haría efectivo hasta diez días más tarde (13 de marzo de 1940), el diario La Vanguardia Española publicaba una discreta nota en la sección "Vida de Barcelona" —subsección "Vida sociable"— que decía textualmente "El marqués de la Mesa de Asta, con motivo de haber sido nombrado presidente del Club Barcelona de fútbol, recibe muchas felicitaciones". Aquel nombramiento, impuesto en el contexto político del régimen dictatorial franquista, era el primero en la historia del club que se producía sin la consulta democrática previa a los socios de la institución.

Según las fuentes documentales, Piñeyro no era socio, ni siquiera aficionado, del FC Barcelona. Incluso se afirma que antes del nombramiento no había asistido nunca a un partido de fútbol. La designación obedecía a las estrechas relaciones que mantenía con el régimen franquista. En la etapa republicana había participado en la ejecutiva del partido político Dreta de Catalunya (1933), formado por elementos vinculados con el anterior régimen dictatorial de Primo de Rivera (1923-1930). Al estallar la Guerra Civil (1936) se había sumado al bando rebelde y había sido ayudante del general franquista Moscardó, que cuando Piñeyro fue nombrado era jefe de la casa del jefe del Estado. Posteriormente sería jefe de las milicias de Falange Española (1941) y simultáneamente delegado nacional de Deportes y presidente del Comité Olímpico Español (1941-1956).

Según el periodista y técnico deportivo Lluís Lainz, el nombramiento de Piñeyro fue una decisión conjunta del general Moscardó y del teniente coronel Troncoso, entonces presidente de la reconstituida Federación Española de Fútbol. El mismo Lainz relata que Piñeyro, en el discurso de nombramiento, proclamó: "Desde luego opino que hemos de considerar nuestro mandato como un servicio al engrandecimiento de España". Piñeyro sería también el responsable de aplicar los nuevos estatutos del club que redactaron los directivos, también impuestos por el régimen franquista, el juez militar Javier de Mendoza Arias-Carvajal y el cirujano Joan Agustí Peypoch, que, según Lainz, "tenían que aniquilar todo lo que permitiera la identificación del club con una sociedad que había combatido a favor del bando republicano durante la Guerra Civil".

Imagen: Fotografía de Enrique Piñeyro / FC Barcelona

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat