Tal día como hoy de 1711, las fuerzas austriacistas derrotaron a las borbónicas, obligándolas a retirarse después de dos meses de asedio en la villa de Cardona (Bages). Después de haber tomado el control de la villa un mes antes, los borbónicos no consiguieron hacerse con el castillo, hecho que condujo a una guerra de desgaste que no soportaron.

Un mes antes, los franceses habían derrotado al ejército austriacista, obligándolo a retirarse al castillo. En la ofensiva, unos 600 soldados austriacistas perdieron la vida. Desde aquel momento, los franceses iniciaron un feroz asedio contra el castillo, el cual bombardearon diariamente durante 34 días.

Sin embargo, la altura dificultó que los proyectiles llegaran a causar daños importantes. Los franceses también fracasaron en sus intentos de acceder por el suelo y por túneles, sufriendo numerosas bajas entre muertos, heridos y prisioneros.

castillo cardona - Mikipons

La altura del castillo de Cardona fue clave para el fracaso del ejército borbónico / Foto: Mikipons

Los austriacistas aprovecharon la inactividad bélica durante la noche para introducir a escondidas a 150 hombres que tenían que relevar a los 150 más cansados. Heroicamente, estos hombres decidieron quedarse hasta el final, entre los cuales había Antoni Desvalls, hermano de Manuel Desvalls y líder de las milicias catalanas. Finalmente, los días 19, 21 y 22 de diciembre, los borbones, cansados y justos de recursos, se retiraron a causa de una nueva ofensiva de los defensores del castillo.

Un alargamiento de la guerra

La consecuencia más directa que tuvo el triunfo catalán en el asedio de Cardona de 1711 fue el alargamiento de la Guerra de Sucesión. Cardona era obstáculo entre el ejército borbónico y Barcelona, en la cual los francoespañoles planteaban una estrategia maestra para avanzar hasta la capital catalana, la cual se basaba en atravesar las comarcas barcelonesas por la retaguardia del grueso del ejército austriacista.

Esto habría dado un golpe definitivo a la guerra. De hecho, la resistencia de Cardona sirvió para minar la retaguardia borbónica durante el largo asedio de Barcelona (1713-1714), una gran incomodidad para el que finalmente se convertiría en el bando ganador.

 

Imagen principal: Grabado del asedio de Cardona, donde se puede ver como el ejército borbónico bombardea el castillo de la villa / Facebook: @cardona1711

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat