Ryanair retrocede y no acabará con la base de operaciones del aeropuerto de Girona, que tenía previsto cerrar. La decisión se ha tomado después de llegar a un acuerdo con los sindicatos, en los que se reducirá la plantilla y cambiarán sus condiciones. A finales de noviembre la aerolínea ofreció a los empleados de Girona una última oferta para evitar el cierre en que tenían que aceptar pasar de ser trabajadores fijas a estar fijas discontinuos y una mayoría lo ha aceptado, según ha adelantado TV3 y ha confirmado ElNacional.cat.

La aerolínea, que anunció el pasado mes de agosto que cerraría la base gerundense, ha acabado llegando a un acuerdo con la plantilla, de manera que no cerrará la base siempre que los trabajadores afectados acepten las nuevas condiciones: pasar de fijas a discontinuos. Algunas de las características del nuevo contrato suponen una fuerte rebaja de las condiciones, como el hecho de que los trabajadores tendrán que estarse tres meses en paro cada año. Esta condición se acaba traduciendo en que la antigüedad de los trabajadores deja de tener validez, algo que no acaba de hacer el peso a los sindicatos de Ryanair.

A pesar de este giro de guion, de momento la empresa mantiene la decisión de cerrar las bases que tiene en Tenerife, Lanzarote y Gran Canaria, como ya anunció Ryanair el mismo momento que anunció el cierre de Girona.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat