El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha empezado hoy la campaña por rastrear millones de teléfonos móviles a todo el estado español, en colaboración con las principales compañías telefónicas: Telefónica, Vodafone y Orange. El organismo público seguirá los movimientos y desplazamientos de los españoles durante los próximos tres días, desde hoy, 18 de noviembre, hasta el 21 de noviembre, con el objetivo de recoger datos sobre los movimientos típicos de los ciudadanos en los días laborables. Más adelante, se hará otra campaña similar para ver los movimientos y los sitios preferidos de los españoles en época de vacaciones.

De entrada, el INE ha pedido a las tres operadoras que le proporcionen la información de los móviles en áreas de 15.000 habitantes por término medio. Al mismo tiempo, el organismo asegura que la información es anónima, si bien los datos que se transmiten son sobre la posición de los móviles, pero no sobre los nombres de los titulares de la línea.

La información se recogerá entre la medianoche y las seis de la mañana para saber el lugar de residencia; y entre las nueve de la mañana y las seis de la tarde se examinarán los flujos de personas para averiguar en qué sitios trabajan o estudian. Después, las compañías telefónicas agregarán los datos y las servirán al INE.

Más adelante, pasada esta primera fase de tres días basada en las jornadas laborables, el INE también pretende saber los desplazamientos y movimientos en periodo de vacaciones. Es por este motivo que reanudará el rastreo el día 24 de noviembre, el 5 de diciembre, el 20 de julio y el 15 de agosto.

¿Cómo esquivar el rastreo?

Esta práctica, a pesar de las quejas, no es ilegal, y lo que procura es evitar las entrevistas personales, que es un sistema más lento y ferragós. Con todo, varias organizaciones y asociaciones de consumidores han mostrado su disconformidad y han tratado de encontrar maneras para evitar el rastreo. ¿Cómo se puede hacer? Hay diversas.

De entrada, la más fácil y efectiva es apagar el móvil o poner el modo avión. Los técnicos explican que desactivar la localización del teléfono no sirve para evitar el rastreo ya que la información no se recoge a través de satélites, sino que va por las celdas de móvil. De esta manera, con el wifi no se controla la posición del teléfono.

Otra manera es dependiendo de la operadora a la cual el usuario esté abonado. En el caso de Telefónica (Movistar), hay poca cosa a hacer, si bien es la única compañía que no permite al usuario escoger si quiere que se cedan sus datos a terceros. Por otra parte, en el caso de Orange o Vodafone, se puede pedir directamente a la compañía que los datos no se cedan a terceros. En el caso de Vodafone, que incluye también a la operadora Lowi, se puede hacer directamente desde la aplicación. En el caso de Orange, se puede enviar un mail pidiendo la no cesión de datos a la dirección [email protected]

Por último, Orange no ha explicado todavía si en el estudio se incluyen las otras marcas asociadas cómo son Jazztel, Simyo o Amena, que pertenecen al mismo grupo. Por otra parte, los abonados del grupo MásMóvil, que incluye Yoigo, PepePhone, Lebara y LlamaYa o del grupo Digi, no están incluidos en el estudio, por lo cual no tienen que preocuparse de sus datos.