Después de un 2020 complicado, Inditex ha recobrado rentabilidad y los beneficios en su primer trimestre fiscal (febrero a abril) al ganar 421 millones de euros frente a sus primeras pérdidas (409 millones) en el mismo periodo de 2020 por el impacto de la Covid-19. El gigante textil, que engloba a las marcas Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe, ha colocado con letras mayúsculas la recuperación de las ventas en su comunicación este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), hasta 4.942 millones, un 49,6 % más que entre febrero y abril de 2020 (3.303 millones).

Su presidente, Pablo Isla, ha comentado a los analistas en la presentación de las primeras cuentas del año que las ventas de Inditex han crecido en todas las áreas geográficas y en cada una de las cadenas. Isla ha destacado que el grupo ha conseguido este crecimiento a pesar de no disponer del 24 % del horario comercial, con el 16% de las tiendas cerradas al cierre del trimestre y ciertas restricciones de aforo. Además, Isla ha dicho que la diferenciación y transformación estratégica hacia un modelo de negocio totalmente integrado, digital y sostenible "continúa dando resultados".

A tipo de cambio constante, la cifra de ventas le supone al grupo textil colocarse un 11,5 % por debajo del mismo periodo en 2019. El resultado bruto (ebitda) fue de 1.235 millones, un 155% más que en el primer cuarto de 2020 (484 millones), mientras que el grupo registra una robusta generación de caja y una posición financiera neta, que creció un 25%, hasta los 7.176 millones.

Sigue creciendo la venta electrónica

La venta en tienda "ha ido mejorando progresivamente" en el primer trimestre, señala la compañía, y apunta que la venta "online" creció un 67% entre febrero y abril. Inditex destaca el éxito de su estrategia de integración de tiendas y "online" y la recuperación ya en mayo pasado de las ventas tras la absorción de tiendas anunciado en junio de 2020. La clave de ello, desde el punto de vista de Isla, ha residido en el sistema de gestión integrada del inventario (SINT), que permite enviar un pedido "online" desde el inventario de la tienda que resulte más eficiente.

Otro de los aspectos que más ha destacado Inditex durante el periodo es la evolución del margen bruto sobre ventas, que alcanzó 2.962 millones, el 59,9% sobre ventas, frente al 58,4% del año anterior, 152 puntos básicos más respecto a 2020 y 47 respecto a 2019.

Las perspectivas, al alza

Las perspectivas del grupo apuntan a que las ventas en tienda y "online" entre el 1 de mayo y el 6 de junio de este año han aumentado un 102% en comparación con el mismo periodo de 2020 y un 5% sobre el de 2019. La previsión sobre inversiones en el periodo 2020-2022 son de unos 900 millones anuales, con un plan que incluye una inversión digital de 1.000 millones a lo largo de esos 3 años.

En cuanto al dividendo, Inditex adelantó uno de los dos pagos de 0,35 euros por acción con cargo a los resultados del ejercicio 2020 el pasado 3 de mayo, y el segundo se efectuará el próximo 2 de noviembre tras la aprobación de la Junta General de accionistas del 13 de julio.

Actualmente el 98 % de las tiendas del grupo están abiertas, en tanto que al cierre del primer trimestre operaba 6.758 establecimientos en 96 mercados, frente a los 6.829 a cierre del ejercicio de 2020 (640 menos que un año antes). Otra de las novedades es la renuncia del director general adjunto de Inditex, Ramón Reñón, tras casi 30 años de actividad profesional en el grupo gallego. La renuncia se hará efectiva a partir del próximo 31 de julio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat