Foment del Treball ha reclamado este lunes parar el plan de movilidad del Ayuntamiento de Barcelona porque considera que no sirve para hacer una ciudad mejor, sino para colapsar: "Es un plan irreal, uno sin sentido". Así lo ha expresado el presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre, que también ha pedido que la construcción de la "nueva Barcelona" no se imponga desde el sectarismo y el populismo, en sus palabras.

La patronal ha publicado un manifiesto junto con Fepime que, bajo el título 'Por una ciudad de consenso y de futuro', critica al modelo de movilidad del Ayuntamiento de Barcelona y defensa que el vehículo privado y compartido tendrán un papel básico en la ciudad como consecuencia de los requerimientos y limitaciones de la movilidad por el coronavirus.

"Pedimos que se pare todo el plan que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha puesto en marcha y al mismo tiempo convoque a todos los agentes sociales y económicos y a los actores implicados para acordar un plan sensato y de acuerdo con las necesidades de la ciudad", ha reivindicado, y ha añadido que quieren una convocatoria rápida.

Pide favorecer una renovación de parque de vehículos y reclama al consistorio barcelonés que dé soluciones y no problemas: "La bicicleta no puede ser el vehículo principal en qué el Ayuntamiento de Barcelona en base la movilidad en la ciudad. Es poco realista. Es irreal".

La patronal considera que la política y normativa de movilidad del Ayuntamiento constituye un "obstáculo" para la recuperación económica e impone cargas adicionales a los trabajadores por cuenta ajena y autónomos, dificultando el acceso a su puesto de trabajo.

El transporte público, "insuficiente"

En el manifiesto Foment insiste en que el transporte público es una herramienta esencial pero del todo insuficiente", y que en ningún caso se podrá articular una solución efectiva mediante la bici y el ir a pie a medias distancias y para el conjunto de la población.

"El establecimiento de un conjunto de actuaciones en las principales arterias de la ciudad -en corredores como Via Laietana, Valencia, Consejo de Cien, Gran Vía y Avenida Meridiana, por ejemplo- no se traducirá en un incremento significativo del uso de otros modelos de transporte", ha defendido a la patronal.

Ha advertido que si se ponen más restricciones en el vehículo, la dificultad de movilidad puede ir en el sentido contrario de lo que se busca, con el riesgo del incremento de la contaminación, según la patronal. Así, ha recordado que el sector de la automoción tiene un gran impacto económico y social, y ha sostenido que los barceloneses no pueden perder más tiempo y que el gobierno municipal tiene que estar a la altura y "no escondiendo ante proyectos que no tienen sentido y que no son realistas "para la recuperación.

El manifiesto cuenta con la adhesión de Consell de Gremis de Comerç, Servicios y Turismo; la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Catalunya (Confecta); el Gremio de Hoteles de Barcelona, Barcelona Oberta, la Federación Catalana de Talleres de Reparación de Automóviles (FECATRA) y el Gremio de Talleres de Barcelona.

También lo suscriben el Gremio del Motor, Fecavem, Unión Patronal Metalúrgica (UPM), Comertia, Consejo de Empresas Distribuidores de Alimentación de Catalunya (Cedac), Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces) y Asociación Nacional Grandes Empresas de distribución (Anged).

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat