La Unión de Ejes Comerciales y Turísticos de Barcelona, Barcelona Oberta, ha alertado este lunes de la gran pérdida de ingresos que supone para el comercio de la ciudad tener las persianas bajadas los domingos previo y posterior a la celebración del Mobile World Congress, siendo la semana de mayor afluencia de visitantes del año. Barcelona Oberta es la unión de 19 ejes comerciales turísticos que comparten una visión del papel económico y social del retail de proximidad, y representan el turismo de compras.

Gabriel Jené, presidente de Barcelona Abierta, ha afirmado que "recibir a 100.000 personas con las tiendas cerradas no es ningún símbolo de bienvenida a los congresistas". "Si queremos estar a la altura de las grandes ciudades del shopping turístico mundial, no nos podemos permitir tener la ciudad cerrada y con falta de servicios de transporte", ha añadido.

Barcelona Oberta ha lamentado también la falta de opciones de transporte de los congresistas para desplazarse al centro de Barcelona, situación que dificulta a los visitantes el acceso a la oferta comercial y turística de la ciudad. La edición del Mobile de este año es la primera sin el servicio de Uber y Cabify en la capital catalana. Se le suma la huelga de TMB entre el 25 al 28 de febrero que se producirá entre las 7:00 y las 9:00 de la mañana, entre las 16:00 y las 18:00 horas y entre las 22:30 y las 24:30 horas.

Para la entidad, el Mobile World Congress tendría que servir como plataforma de unión entre los agentes económicos y sociales de la ciudad, y una apuesta para afianzar el compromiso de colaboración publico-privada en la promoción internacional de la marca Barcelona.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat