CaixaBank registró un beneficio neto de 205 millones de euros durante el primer semestre, un 67% menos con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, después de incrementar las provisiones para afrontar la crisis de la Covid-19. Según ha detallado a través de un comunicado, la entidad hizo una provisión de 755 millones durante el segundo trimestre, una cifra que se suma a los 400 millones dotados durante los tres primeros meses del año. Para el banco, se trata de un ejercicio de "fortaleza financiera" para "dar apoyo a las necesidades de financiación" de empresas y familias.

En este sentido, CaixaBank subraya que, entre enero y junio, se han aprobado solicitudes de moratoria por 9.848 millones y se han concedido préstamos por un importe total de 46.226 millones. En el caso de las solicitudes de moratoria, la entidad ha aprobado un total de 357.488. Con respecto a la concesión de crédito, hasta 13.726 millones corresponden a las líneas avaladas por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), mientras que los 32.500 millones restantes son préstamos en el sector empresarial al margen de las líneas ICO.

A pesar de la caída del beneficio neto, CaixaBank alcanzó una cifra récord de volumen de negocio al cierre del primer semestre. En concreto, los recursos de clientes superaron los 400.000 millones (+4,3% interanual), impulsados por el fuerte crecimiento de los depósitos a vista. Por otra parte, el crédito a la clientela bruto se incrementó un 6,8%, hasta los 242.956 millones, principalmente por el aumento de crédito en las empresas (15,9%).

Por el contrario, los ingresos 'core' de la empresa muestran una ligera reducción del 0,5% interanual, hasta los 4.064 millones. En relación con esta partida, destaca el descenso del 2,1% del margen de intereses, hasta los 2.425 millones, a causa de una bajada de los ingresos obtenidos a través de préstamos a raíz de una disminución de los tipos de interés. Las comisiones, en cambio, registran un incremento del 1,5% interanual.

De hecho, CaixaBank señala que, durante los meses de junio y julio, "se han recuperado gradualmente los niveles de actividad", con un 99% de su red operativa. En este sentido, pone de manifiesto la "consolidación y mejora de las cuotas de mercado" en los principales productos y servicios. En el caso de la gestión de nóminas, su cuota en el Estado es del 27,5%, mientras que en la concesión de crédito y en la gestión de depósitos se sitúa en el 16,2% y el 15,4%, respectivamente. En el ahorro a largo plazo, la cuota de CaixaBank es del 23,1%; en los seguros de vida, del 28,4%; en los planes de pensiones, del 26%, y en los fondos de inversión, del 17,5%.

En paralelo, la entidad ha reducido los gastos de administración y amortización recurrentes un 2,6% interanual. Según ha detallado el grupo, este ejercicio supondrá para el año 2021 un ahorro de más de 300 millones con respecto a las previsiones iniciales de su plan estratégico.

Baja la morosidad

A pesar de la incertidumbre generada por la crisis del coronavirus, CaixaBank ha conseguido mantener la ratio de morosidad estable. Al cierre del primer semestre, la ratio se situó en el 3,5%, una décima menos con respecto a finales de marzo y seis décimas menos en comparación con el mismo periodo del año pasado. La reducción de esta tasa se ha conseguido en un contexto donde, según la misma entidad, se ha condonado el alquiler de vivienda a un total de 4.600 familias.

Por otra parte la ratio de cobertura se incrementó hasta el 63%, ocho décimas más con respecto al año anterior, y la ratio de capital de 'Tier 1' alcanzó el 13,8%. En este sentido, el banco destaca que sus activos líquidos se situaron en los 106.609 millones, la cifra más alta de la historia, con un crecimiento de 17.182 millones.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat