Àngels Chacón (Igualada, 1968) es la consellera de Empresa i Coneixement de la Generalitat de Catalunya. Nos recibe en su despacho del Departament d'Empresa justo el día que hace un mes de la toma de posesión del Govern. La primera imagen: la pared llena de las fotografías de los anteriores consellers, que destaca por la falta de la presencia femenina. De hecho, Chacón es la primera mujer que ocupa este cargo. Con una larga trayectoria profesional en el mundo de la empresa privada y la administración, la nueva consellera nos habla de ser mujer en un mundo claramente ocupado por hombres, de la herencia del 155, de la fuga de empresas y de los retos para este gobierno que justo se estrena.

Usted es la primera mujer en la Conselleria d’Empresa i Coneixement. ¿Lo encara como un reto?
Es un hecho de que todavía hoy la empresa es un mundo bastante masculino. Yo no lo tengo como un reto personal el hecho de ser mujer en esta conselleria, pero evidentemente percibo y vivo situaciones que sí que son muy de hombres. No lo entiendo como un reto personal, pero estoy contenta de poder demostrar que una mujer puede ser igual que un hombre y ocupar este cargo.

Es lo mismo que pasa en las cúpulas de las principales organizaciones empresariales, que con el nuevo Govern reanudan las elecciones a los altos cargos y, excepto el Puerto de Barcelona, los nombres que suenan son todos de hombres.
Sí. En general, con respecto a los cargos directivos en el mundo de la empresa, está infra-representado por mujeres, es cierto. De hecho, el año pasado hicimos un estudio de la mujer y la industria y nos dimos cuenta de una cosa muy curiosa: aunque había más mujeres formadas, nos encontrábamos con que en las tareas administrativas están supra-representadas y en las directivas infra-representadas, con respecto a la organización más vertical. Si lo miramos por sectores, también encontramos diferencias muy grandes. En el ámbito tecnológico, las mujeres están muy poco. Hay mucha falta de educación en este sector en mujeres.

¿Por qué pasa eso?
Una parte seguramente es por factores educacionales, pero yo creo que hoy en día cada vez se está cambiando más esta tendencia.

angels chacon consejera|consellera se industria y conocimiento retratos exconsejeros|exconsellers hombres - Carles Palacio

¿Comparte la opinión de que faltan referentes, como explicaba la CEO de Savills Aguirre-Newman, Anna Enero?
Es evidente que faltan referentes. ¿Qué referentes tenemos de mujeres en las grandes empresas? Todavía es una gran minoría. También hay otros elementos, como los horarios para la conciliación familiar, etcétera. Pero realmente, si miramos las empresas del Ibex, por ejemplo, en los consejos de administración y dirección, las mujeres están muy poco representadas. Sin embargo, creo que son etapas que ya vamos superando.

¿Cómo llega una licenciada en Derecho hasta el cargo donde está ahora? ¿El hecho de ser mujer ha sido una dificultad?
Yo cursé Derecho, como mucha gente de mi generación. Al mismo tiempo, el hecho de saber inglés y alemán hizo que empezara en departamentos de exportación como traductora. Después me formé en Comercio Internacional, ¡y aquel sí que era un mundo de hombres! Es decir, en la empresa privada había mucha mujer, pero muy poca mujer que hiciera las tareas de comercial de exportación, que es un trabajo que implica viajar, negociar, etcétera.

Pero usted se metió.
Sí. Y principalmente llevaba los mercado de Oriente Medio y la zona del Este. No es una zona fácil, pero ir a vender en sí para mí ya es un reto. Fue una experiencia muy enriquecedora, y después entré a ser gerente de la Unión Empresarial de la Anoia durante dos años. Con todo eso acabé en el Ayuntamiento de Igualada como teniente de alcalde de comercio y turismo, promoción económica e internacional, desde el año pasado fui directora general de Indústria, y ahora consellera. Pero eso no es una trayectoria que uno se proponga. Te lo encuentras.

Ahora hace justo un mes que tomó posesión del cargo. ¿Cómo han encontrado la situación en el Departament después del 155?
Parto de una situación de cierta ventaja, porque he sido este último año directora general de Indústria, y ya he vivido desde dentro qué es el 155 y qué comporta. Al mismo tiempo también somos muy conscientes de toda la actividad que había, porque a pesar de haber el 155, teníamos claro que el país no podía parar. Que toda la fortaleza del país se basaba en continuar con nuestra actividad, y por responsabilidad también con los trabajadores públicos, por los proyectos que había de país y las estrategias de gobierno.

¿Qué herencia ha dejado la intervención del Estado?
Nos hemos encontrado muchos consejos de administración que por falta de consellers no se habían convocado, por ejemplo. Al mismo tiempo, los efectos que ha habido de la intervención financiera, que ahora se nota porque con el 155 levantado hay una mayor agilización de los trámites de gasto. Pero lo encaramos con unas ganas increíbles de trabajar para el país, como hemos tenido todo este tiempo. Hay que poner mucho en valor la tarea que han hecho los servidores públicos porque han ayudado mucho a aguantar nuestras instituciones y el trabajo que se deriva.

angels chacon consejera|consellera se industria y conocimiento - Carles Palacio

Es normal que exista parte de desconfianza con los socialistas. Está en manos de Sánchez que cambiemos esta percepción

¿El gobierno de Pedro Sánchez cambia las expectativas iniciales?
Digamos que no las empeora. Nos tenemos que remitir al marco que concreten a la próxima reunión del día 9 entre el president Quim Torra y el presidente del Estado, Pedro Sánchez. Esta reunión pienso que nos marcará un poco el marco en que se desarrollarán las relaciones. De todos modos es normal que exista una parte de desconfianza, porque también hemos vivido el apoyo de los socialistas en muchas de las acciones que hizo en su momento Mariano Rajoy. Está en sus manos que cambiamos esta percepción.

¿Es más posible ahora un pacto entre los gobiernos catalán y español?
Nos tendremos que esperar a la reunión del 9 de julio, y ver qué dicen los presidentes. No nos podemos avanzar.

El argumento de la inestabilidad que se ha utilizado para justificar la marcha de empresas no tiene ningún sentido ahora ni lo tenía entonces

El mes de octubre fue convulso a nivel de sedes que se marchaban de Catalunya. Usted ha dicho varias veces que las empresas tienen la puerta abierta a volver pero no les darán incentivos fiscales. ¿Lo mantiene?
Totalmente. Creo que sería muy injusto, primero para ser coherentes con el proyecto de país y después por respeto a las empresas que sí que han manifestado que se quedaban aquí.

¿Y cuál es la estrategia?
Entendemos que es nuestra responsabilidad hacer un seguimiento de estas empresas que se han marchado. Estamos haciendo un informe y también haremos una clasificación sectorial, y analizaremos el problema. Nos encontraremos con ellas y hablaremos. Tenemos que ver si su condicionamiento ha sido estrictamente político o si está la puerta abierta a que vuelvan, y son bienvenidas a volver. Pero evidentemente si el motivo principal es político, aquí bien poca cosa podremos hacer.

¿El argumento de la inestabilidad se aguanta?
Este argumento de la supuesta inestabilidad o el 'caos' que se ha utilizado para justificar el decreto del 6 de octubre, creo que se ha demostrado que no tiene ningún tipo de sentido ni lo tenía entonces. Pero ahora menos. A partir de aquí, están invitadas a volver, pero que nadie se espere ningún tipo de trato preferente ni bonificación fiscal.

Nos sobran años de boom inmobiliario y nos faltan de economía productiva innovadora

Barcelona es la cuarta ciudad más atractiva para las empresas y los trabajadores, según el último ranking que ha salido. ¿Qué le falta o qué le sobra para llegar a una mejor posición?
El resto de ciudades que van por delante son ciudades que tienen mucha más trayectoria que Barcelona y Catalunya. Por lo tanto, lo que le falta es posicionamiento o marketing. Seguramente tenemos que acabar de consolidarnos como país a nivel económico. Los años de la burbuja inmobiliaria nos hicieron daño, porque somos los que despertamos más tarde y eso hace que los otros países nos tengan unos años de ventaja. Por lo tanto, nos sobran años de boom inmobiliario y nos faltan años de economía productiva innovadora, y eso es una combinación de muchos elementos.

¿Y como país?
Tenemos dos retos muy importantes, que son, por un lado, integrar en toda la estrategia de nuestras pymes la industria 4.0 ―porque somos tierra de pymes― y por otro, el equilibrio territorial. Hacen falta una mayor integración de las nuevas tecnologías y nuevas estrategias en nuestras empresas, focalizarnos en esta transformación que habrá entre proveedores, productores y clientes. Esta alteración de los ciclos productivos, de la manera de trabajar, la conectividad, etcétera. También hay mucha gestión de la información que tendremos que hacer.

¿Qué quiere decir con el equilibrio territorial?
Pasa sobre todo por hacer un despliegue de fibra por todo el territorio. En este sentido es muy importante la tarea que se hizo con el censo de polígonos, que nos permite valorar qué nos falta para hacer, a nivel tecnológico, energético, etcétera. Eso lo trabajaremos con la conselleria de políticas digitales y gobernación, y empezaremos a priorizar.

¿Eso pide un giro en la formación?
Sí, claro está. Que llegue a las pymes quiere decir que tendremos que formar empresarios y trabajadores. Si tenemos en cuenta el estudio del impacto laboral de la industria 4.0 en el sector laboral, nos dice que cerca del 37% de las tareas que hacen trabajadores tienen una alta probabilidad de ser automatizadas. Eso quiere decir que tendremos que formar y transformar mucha parte del tejido productivo. De hecho, uno de los problemas que tenemos es esta falta de enlace entre la demanda y la oferta de perfiles y puestos de trabajo.

La economía a nivel global y la disrupción tecnológica va a una velocidad increíble, pero nuestras empresas no van tan rápido. Hay que hacer mucha tarea de prescripción, de formación, de trabajar con enseñanza y universidades para ver qué formación damos, o si tenemos que inventar nueva para que sea mucho más rápida.

angels chacon consejera|consellera se industria y conocimiento - Carles Palacio

¿Con qué problemas se encuentran las empresas?
Principalmente con tres. El primero, no encuentran personal adecuado para hacer según qué tareas. El segundo, la fibra óptica. Y tercero, los costes energéticos. Y todo en torno al 4.0. Y con todo eso, como cubrir estas carencias que nos estamos encontrando, es un reto con que nos tenemos que poner.

¿De la misma manera que decíamos que hacen falta referentes de mujeres directivas, Catalunya tiene un referente como país a nivel de empresa?
Todas las economías que tienen entre 7 y 10 millones de población y que son dinámicas podrían serlo. Se ha dicho muchas veces que queremos ser Austria, Dinamarca, etcétera. Pero si miramos el mapa del mundo, hay ciertas zonas con las cuales no nos queremos reflejar, como podría ser Estados Unidos, porque tienen mucho crecimiento económico e innovación, pero hay una gran concentración de personal en grandes empresas que no se traslada al tejido industrial, y sobre todo, no tienen ningún tipo de cobertura social. Para mí aquello no es un referente; lo es en materia de conocimiento y evolución, pero no como sociedad.

Evidentemente nos definimos como país europeo con todo lo que comporta, es decir, un equilibrio entre prestaciones sociales y actividad económica. Y a todo eso se suma nuestra calidad de vida, tenemos una posición geográfica excelente que otros países no tienen.

¿Qué más tenemos?
Somos ágiles. Tenemos muchos más activos de los que a menudo pensamos. El tejido universitario, los centros tecnológicos, todo eso existe porque ha habido una estrategia detrás. Yo creo que tenemos buenas cartas para jugar.

Flujo de empresas entre comunidades ha habido siempre

Es sabido que en Catalunya pagamos muchos impuestos, muchos más que en Madrid. ¿Eso no nos saca atractivo?
Este problema es más profundo, va vinculado a la financiación. Yo he estado en gobierno local y sé lo que es entrar y tener que gestionar la deuda. Lo que hace falta es reducir gasto y aumentar ingresos, es un ejercicio de responsabilidad y a nadie le gusta hacer recortes y reducciones de presupuestos. Además, Catalunya tiene una infrafinanciación reconocida. Quizás podríamos rebajar según qué impuestos si tuviéramos más financiación, o al menos lo que nos corresponde.

Que en Madrid haya unas políticas fiscales concretas, ellos sabrán si las pueden mantener. Pero al mismo tiempo tenemos que tener en cuenta dónde tributan las empresas, que a menudo no es ni aquí ni en Madrid. Por otra parte, flujo entre las comunidades ha habido siempre. Como ejemplo, en el 2015 se trasladaron 3.000 empresas de Catalunya a Madrid, pero vinieron 2.000. Es decir, flujo ha habido siempre.

¿Y este flujo entre comunidades por qué se da?
Puede ser por tres motivos: criterio fiscal, criterio comercial o bien criterios de estrategia política. No veo ningún otro más. Pero nuestra obligación como gobierno es clara: seguir siendo un territorio competitivo a nivel de conocimiento, innovación y competitividad de nuestras empresas, y crear un trabajo de calidad. Con todo eso, hablamos de economía productiva sostenible, innovadora, internacionalizada e integradora. Este es el modelo que queremos.

angels chacon consejera|consellera se industria y conocimiento - Carles Palacio

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat