José Luis Paradas Romero pitó cerca de 100 partidos en la primera división española, antes de decidir dejar el arbitraje y probar suerte en otro trabajo de riesgo, el de político. Durante su carrera por los campos de fútbol, se lo recuerda sobre todo por ser el árbitro que expulsó dos veces a José Mourinho durante su etapa como entrenador del Madrid.

Una vez dejó el arbitraje, se afilió a Ciudadanos y llegó a entrar en la lista naranja para el Congreso de los Diputados en las elecciones del pasado mes de noviembre, pero no salió elegido. A causa de los malos resultados del partido, algunos de los integrantes decidieron marcharse, pero no fue su caso. Sí que lo hizo Juan Cassá, que abandonó Ciudadanos para pasar al grupo no adscrito en el Ayuntamiento de Málaga, y es quien ha denunciado al exárbitro por acoso telefónico o stalking, un delito tipificado en el Código Penal desde hace cinco años.

Ivan De La Peña Ivan Alonso Luis Garcia Paradas Romero EFE

Paradas Romero, durante un partido que pitó al Espanyol. / EFE

Cassá, que lo denunció después de que se incendiara la autocaravana que tenía aparcada delante de su casa, aseguró que hacía tres meses que recibía amenazas y coacciones por teléfono. Aunque no se relaciona el exárbitro con este incendio, la investigación ha derivado en este acoso telefónico, hecho por el cual sí que se lo investiga.

Paradas Romero, que en la actualidad es el gerente de Málaga Deporte y Eventos, una empresa del consistorio malagueño, ha quedado en libertad después de declarar ante las autoridades policiales, y queda a la espera de recibir nuevas notificaciones en caso de que tenga que volver a declarar.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat