Enviar manuscritos a una editorial y recibir un "no nos interesa, gracias" como respuesta es una sensación relativamente común entre muchos escritores novatos que quieren iniciarse en el tortuoso camino de la literatura, pero la situación no es tan corriente cuando el autor del manuscrito es uno de los directores de cine más reputados del mundo, tiene más de un Oscar en la vitrina y su nombre es Woody Allen.

Por mucho que cueste creer, al director de Manhattan o Match Point le ha resultado francamente difícil encontrar una editorial decidida a publicar A propósito de nada, un libro de memorias que Allen ha enviado en los últimos años a más de cinco editoriales y que en un giro inesperado de los hechos ha acabado editando Arcade Publishing después que la editorial Hachette, con quién tenía el contrato firmado y que tenía que publicar el libro el próximo 7 de abril, retrocediera finalmente por la presión de sus propios trabajadores.

Bardem y Woody Allen wikimedai

Woody Allen, junto con Penélope Cruz, Javier Bardem y Scarlett Johansson durante el rodaje de Vicky, Cristina, Barcelona. (Fuente: Wikipedia)

 

Ayer, sin aviso previo ni campaña de lanzamiento detrás, A propósito de nada llegó a las librerías americanas pocos días después de que Hachette decidiera no sacar adelante el proyecto. ¿Los motivos? Más de setenta trabajadores de la editorial amenazaban con marcharse si el sello neoyorquino publicaba las memorias del que, para buena parte de la opinión pública americana, es un abusador sexual.

Aparte de eso, resulta que Hachette publicó hace poco varios trabajos de Roman Farrow destapando los abusos sexuales de Harvey Weinstein en la industria de Hoollywood y con los que el hijo de Mia Farrow y del mismo Woody Allen ganó un Pullitzer. Sorprendido, después de conocer que Hachette publicaría las memorias d'Allen el mismo Farrow publicó un tuit en el que se mostraba desagradablemente sorprendido ante la evidente contradicción de la su editorial, capaz de publicarle a él libros de investigación sobre abusos sexuales a las altas esferas del cine y, al mismo tiempo, editar las memorias de un director acusado de abusar de su propia hija.

En el mismo momento que Hachette rompió el contrato con Allen, Arcade Publishing se animó a publicar las memorias del realizador judío que ayer llegaron al gran público, aunque en los Estados Unidos -y especialmente en Nova York- la vida comercial también se ha empezado a ver afectada por el coronavirus. En una nota donde claramente se aludía al periplo del autor de Vicky, Cristina, Barcelona para encontrar a alguien que le editara el libro, la nueva editorial de Allen remarcaba que "En estos tiempos extraños en los que a menudo la verdad se califica de "fake news", como editorial preferimos dar voz a un artista respetado en lugar de hacer caso a los que intentan silenciarlo."

Según la editorial, las memorias -que llegarán a España el 21 de mayo de la mano de Alianza Editorial- están dedicadas a su mujer Soon-Yi Previn y hablan de la adolescencia de Allen en Nueva York, de su fugaz historia de amor con Diane Keaton y de los secretos hasta ahora nunca explicados sobre los rodajes de clásicos del cine del sXX como de Annie Hall o Hannah y sus hermanas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat