El youtuber Wismichu (Ismael Prego) organizó un gran escándalo en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges cuando presentó, entre una gran expectación, Bocadillo, su primera película. En realidad se trataba de una sola escena que se iba repitiendo en bucle a lo largo de una hora y veinte minutos. Ahora, presenta Vosotros sois mí película, un documental dirigido por Carlo Padial en lo que explica el proceso de realización de Bocadillo. Y demuestra que esta película no era una sencilla tomadura de pelo. En realidad, eran dos.

wismichu vosotros sois pelicula

Todo registrado

Wismichu planteó Bocadillo como un experimento en qué aquello realmente importante era grabar todo el proceso de realización y exhibición de la película. Grabó el rodaje de Bocadillo, pero también todo el proceso de preparación del filme. Sus colaboradores grabaron las discusiones sobre cómo hacerlo, la campaña de promoción, las entrevistas con los periodistas, la llegada a Sitges, el inicio de la exhibición, la huida del equipo del lugar, el visionado de las imágenes del escándalo desde un coche que se marcha del Garraf y, sobre todo, las "reflexiones" sobre la evolución del experimento.

En realidad, en la entrada de la sala de proyección de Sitges un pequeño cartel en papel indicaba a los espectadores que el hecho de entrar en la sala suponía ceder sus derechos de imagen para la realización de un documental. Estas imágenes son el plato fuerte de Vosotros sois mí película: el gran escándalo que se organiza en el cine Retiro de Sitges durante la proyección, y que obligó al director del festival, Ángel Sala, a pedir disculpas a los espectadores ofendidos. Wismichu, tras la exhibición, hizo un breve tuit, que no era sino el anuncio publicitario de su siguiente producción: "Vosotros sois mi película". Algunos asistentes le respondieron con virulentos insultos.

Fotograma 1

La argumentación

"Vosotros sois mi película es un documental, pero también puede verse como una comedia sobre el presente chiflado en el que vivimos, dominado por la confusión, la incertidumbre, la manipulación mediática y la ira generalizada ante un exterior incierto y cambiante.", argumenta Padial, quien va más allá y dice que el experimento suponía: "un grupo de youtubers asaltando el fortín del cine". Por su parte, Wismichu cultiva a ratos, en Vosotros sois mi película, su figura de niño bueno, preocupado por aquellas personas que han pagado una entrada, que se han desplazado desde muy lejos para ver Bocadillo, que han sacrificado otras actividades para ir a Sitges... Pero por detrás hay, indudablemente, una gran petulancia con la que Wismichu quiere desafiar el mundo del cine: ¿"Cuántos cines hay en Sitges"? pregunta, y cuando le responden que 3, vuelve a preguntar: "Y móviles"?. Continuamente Wismichu opone el cine al Youtube para concluir la superioridad del segundo. Y, de paso, su propia superioridad, al lograr engañar a los devotos del mundo del cine.

Wismichu Padial vosotros sois mí pelicula

El vacío

Vosotros sois mi película se presenta como un documental sobre "el nuevo lenguaje surgido de Internet", sobre el "diálogo entre el viejo mundo y el nuevo mundo", sobre los "procesos creativos conflictivos" y sobre la sustitución, por parte de los jóvenes, de los mitos cinematográficos por los youtubers. Una serie de premisas que pueden ser muy interesantes, pero que no se ven materializadas en el filme. Al fin, Vosotros sois mí película acaba siendo un simple troleo en que Wismichu aprovecha su resonancia social para vender un proyecto que no existe y que inmediatamente se desenmascara como inexistente. No va más allá, y el experimento incluso abre grandes interrogantes éticos (y quizá jurídicos), como el del aprovechamiento de las imágenes de los espectadores sin su consentimiento explícito. De las grandes preguntas que en un principio los realizadores planteaban teóricamente sobre el tema, al fin, no queda nada. Sólo la ira de los espectadores, que no se desvanecerá fácilmente. ¿Valía realmente la pena?

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat