Total Records. Vinilos y Fotografía, que se presenta en la sala Foto Colectània del paseo Picasso, es una exposición que trata de mostrar las conexiones entre el mundo de la música y el mundo de la fotografía a través de las portadas de los vinilos. Los comisarios de la obra han querido mostrar que destacados fotógrafos estuvieron implicados en la realización de portadas (muchos de ellos lo hicieron cuando empezaban), aunque a menudo sus portadas han sido ignoradas por los amantes de la fotografía. Antoine de Beaupré y Serge Vincendet (comisarios junto con Sam Stourdzé), que han estado presentes en Barcelona para la inauguración de la exposición, han asegurado que su gran problema ha sido escoger las mejores portadas entre las magníficas muestras que han encontrado (Vincendet tiene una colección de 70.000 vinilos y Beaupré una de "sólo" 15.000). La exposición que llega a Barcelona ha sido producida por el Festival Les Rencontres de Arles, pero se ha ampliado con una selección de vinilos españoles y con diversas piezas del fondo de Gladys Palmera, sobre música cubana de los años 1940 a los 1960. Esta exposición ha pasado por Arles, Zurich, Berlín y China, y su exhibición en Barcelona ha sido posible gracias a la aportación de la Fundación Banco de Sabadell, colaboradora habitual de la Colectània.

Miles Davis miedo Irving Penn alto

Miles Davis, Tutu, Warner Bros. Records 1-25490, Estados Unidos, 1986. Fotografía: Irving Penn. Diseño: Eiko Ishioka.

Un cuarto de millar de portadas

En la Foto Colectania se presentan 250 portadas. Algunas de ellas valen más de 1.500 € en subastas especializadas. La mayoría de las piezas expuestas forman parte de la edad de oro del vinilo, que los comisarios sitúan entre finales de los años 1960 y mediados de los años 1980. Hay algunas icónicas, que mucha gente recuerda, aunque no identificaría la música del disco que hay en su interior. Entre ellas hay una pequeña selección de discos españoles, entre los que figuran las magníficas fotografías de Toni Catany, pero también las de Oriol Maspons, las de Leopoldo Pomés, las de Alberto García-Alix o las coloridas de Javier Vallhonrat.

Tete Montoliu miedo Oriol Maspons alto

Tete Montoliu con Billy Brooks y Erik Peter, A tot Jazz. Concèntric5701-SZL, España, 1965. Fotografía: Oriol Maspons. Diseño: Espira.

Una imagen que resume una realidad

Serge Vincendet ha recordado que un músico, para vender su disco, tiene que crear una imagen, y que esta imagen se tiene que vender en un solo segundo, en el tiempo que alguien repasa las portadas de discos en una tienda. La portada, pues, se convierte en un icono que abre la puerta a la música de un autor. Y por eso hay discográficas que han cuidado mucho el diseño y las fotografías. Y en algunos casos ha habido relaciones estrechas entre músicos, diseñadores y fotógrafos. Pero Vincendet también ha lamentado que la aparición del CD, con un formato más pequeño, han hecho perder el peso de la fotografía en las portadas de los discos. Ahora las portadas se cuidan menos: quizá por eso muchos coleccionistas continuan obsesionados por los antiguos vinilos.

Prince miedo Jean Baptiste Mondino alto

Prince. Lovesexy. Paisley Park - 9 25720-1, Estados Unidos, 1988. Fotografía: Jean-Baptiste Mondino. Diseño: Laura LiPuma.

Fotógrafos destacadísimos

Hay portadas geniales de fotógrafos desconocidos. Pero también hay algunas de artistas notables, como Richard Avedon, un gran amante de la fotografía que hizo más de 120 portadas a lo largo de su vida (entre ellas algunas conocidísimas como los retratos de Joan Baez y de Cher). Es por ello que Foto Colectania ha renunciado, por una vez, a presentar fotos originales, como lo ha hecho a todas sus exposiciones, y tan sólo ha fijado en sus paredes la funda de los vinilos. Y para darles la máxima visibilidad, los ha colgado con unos soportes especiales que le dan la máxima visibilidad.

Casos excepcionales

Lo más sorprendente de estos discos es que unos objetos producidos en cadena, industrialmente, se acaban convirtiendo en obras de arte. Y por eso ha habido músicos. No son excepcionales las colaboraciones entre músicos y artistas destacados. Un músico especialmente preocupado por el arte, David Bowie, llegó a imprimir sus fotografías sobre vinilo. Andy Warhol hizo muchas portadas, muy especiales (incluso alguna de Miguel Bosé), como la emblemática banana del álbum "Velvet Underground". Y Jean-Paul Goude convirtió a Grace Jones en su musa y diseñó numerosas portadas de sus discos, a menudo a base de distorsionar su imagen.

Grace Jones miedo Jean Paul Goude alto

Grace Jones, Island Life. Island Records - 207.472, Francia, 1985. Fotografía: Jean-Paul Goude. Diseño: Greg Porto.

Un disco lleva a otro

Las portadas de libros también tienen modas y genealogías. Un fotógrafo inspira a otro, un tipo de portada se impone en un determinado momento, una discográfica puede crear un estilo propio... Abbey Road, de los Beatles, uno de los álbumes más míticos de la historia, originó muchas réplicas. Y el London Calling de The Clash, que era una réplica del primer disco de Elvis, generó réplicas a su vez. Por su parte el sello discográfico Blue Note estableció una dinámica gráfica que marcó el mundo del jazz. Beaupré destaca que, al contrario de lo que sucede en la música moderna, los discos de música clásica suelen tener en las portadas "fotografías horrorosas", y por eso no se han incluido en la exposición.

La música que lleva la fotografía

Desdichadamente, la exposición se observa en silencio: no hay música de fondo (lo más recomendable sería que la música de cada álbum estuviera delante de cada portada, pero eso es inviable). Para compensarlo, se han convocado 4 sesiones de música con los llamados "Vinilos en vivo". El día 13 de diciembre hará de disc-jockey Johann Wald, en enero será el turno de AriUp, en febrero será el turno de Gladys Palmera, y en marzo cerrará el ciclo Paul Simonon, el bajista de The Clash.

Led Zeppelin miedo Elliot Erwitt alto

Led Zeppelin, Physical Graffitti, Swang Song - SSK 89400. Inglaterra, 1975. Fotografía: Elliott Erwitt. Diseño: AGI / Mike Doud / Peter Corriston.

Un catálogo excepcional

La versión original de la exposición, la que se hizo en Arles en 2015, contaba con un catálogo absolutamente excepcional, Total Records, publicado por la editorial Aperture. Se trata de una obra que completa la exposición, con más de un millar de imágenes que reflejan una variedad de portadas mucho más amplia que la que se presenta a la exposición de Barcelona. Un catálogo que pretende ser estrictamente un catálogo, sin estudios adicionales sobre el tema, pero con reproducciones de portadas de discos, muy bien indexadas y documentadas, y unas muy breves introducciones, que ayudan a contextualizar las piezas. Una magnífica obra sobre fotografía, o sobre música...

Ver la música, sentir el arte

La exposición que se presenta en Foto Colectània constituye un paseo que transita entre el mundo de la fotografía y el de la música y que constituye todo una historia de los tiempos recientes a través de unos elementos que vehiculan la modernidad: la música, el diseño, la fotografía... Un recorrido por elementos icónicos del siglo XX que nos ayudan a entender la cultura de masas y que nos llevan a disfrutar de las mejores creaciones de la música moderna y de la fotografía.

 

Fotografía de portada: The Beatles, Abbey Road. Appel Records - PCS 7088. Inglaterra, 1969. Foto: Iain Macmillan. Diseño: John Kosh.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat