En Barcelona se celebran las jornadas "La investigación sociolingüística en el ámbito de la lengua catalana", organizadas por la Red CRUSCAT del Institut d'Estudis Catalans. En estos encuentros se han presentado algunos avances de la Encuesta de Usos Lingüísticos que se hizo entre 2013 y 2015 en todos los territorios de lengua catalana. Este estudio ha conseguido datos del Principat, Baleares, el País Valencià, la Franja, la Catalunya Nord, Andorra y L'Alguer, y por eso permite hacer estudios comparativos. Pero, además, en la mayor parte de los casos se dispone de una encuesta anterior, del 2004, y así se pueden analizar las tendencias en el uso del catalán en todos los territorios.

El catalán suma

Los nuevos datos demuestran que en la mayoría de los territorios el catalán gana hablantes: mucha gente que no tiene el catalán como lengua inicial (aquella que se hablaba en su casa) declara que el catalán es su lengua habitual. En el Principat, hay más gente que habla con catalán con sus hijos que gente que habla el catalán con sus padres. Más de un 10% de las personas vienen de familias castellanohablantes y consideran que su lengua habitual es el catalán. El catalán es especialmente bien asimilado en las Terres de l'Ebre, donde aunque ha habido mucha inmigración, entorno a un 70% de la gente considera el catalán como su lengua.

En el País Valencià, también

Después de muchos años de retroceso del catalán, en el País Valencià se ha notado un cambio de tendencia. Aunque todavía no se han hecho públicos los datos concretos, ha crecido el porcentaje de la gente que conoce el catalán, aunque su uso en el espacio público es bastante escaso. Esta inflexión puede ser debida a un cambio demográfico derivado de la crisis: ha crecido el porcentaje de gente procedente de los territorios de lengua catalana. El mejor conocimiento de catalán se encuentra entre los más jóvenes.

La Franja ya no está donde hay más conocimiento

En la encuesta hecha en 2004, la Franja era el territorio donde más habitantes conocían la lengua  catalana y, paradójicamente, estaba donde menos gente reconocía que hablaba catalán. Ahora, las cosas han cambiado: ha crecido la inmigración, y el porcentaje de gente que ha nacido fuera de los territorios de lengua catalana ha crecido. Sigue siendo un territorio donde mucha gente habla la lengua, pero el porcentaje ha disminuido. Eso sí, cada vez más gente es consciente de qué habla catalán, a pesar de la defensa del LOPAO por parte del anterior gobierno aragonés. Además, hay mucha gente que pide una mayor presencia del catalán en la enseñanza.

Herencia envenenada del PP

En Balears también hay más gente que considera el catalán como su lengua habitual de la que tiene el catalán como lengua inicial. Pero hay, a nivel global, un descenso del porcentaje de los que tienen el catalán como lengua inicial, aunque cada vez se use más el catalán con las amistades, y cada vez hay más gente que puede escribirlo. Aquí puede haber tenido un papel clave las políticas lingüísticas del PP, pero también el incremento del porcentaje de gente nacida fuera de los territorios de habla catalana.

Catalunya Nord

Sin duda el territorio donde el catalán tiene peor situación es en Catalunya Nord. La rápida llegada de población procedente de otras zonas de Francia, desde el 2004, ha empeorado todavía más la situación del catalán. Ahora tan sólo el 40% de la población del territorio ha nacido allí. Ha disminuido, pues, el porcentaje de gente que comprende y habla el catalán, y sólo ha crecido un poco el porcentaje de gente que lo lee y lo escribe. Sólo un 11% de la población afirma hablarlo bien o muy bien, y entre éstos muy pocos lo usan con sus hijos. A pesar de todo, en Catalunya Nord ha crecido el número de gente que quiere que el catalán esté presente en la enseñanza. En El Alguer, también se reducen los porcentajes de conocimiento del catalán.

El in crescendo andorrano

En Andorra ha sucedido exactamente lo contrario de lo que ha sucedido en Catalunya Nord. El porcentaje de catalanohablantes se ha incrementado, al volver a sus países algunos emigrantes de otros orígenes. En consecuencia se ha incrementado el número de catalanohablantes. Además, el catalán disfruta de un gran prestigio, y muchos no catalanohablantes lo usan en sus relaciones con la administración.

Los factores

Se espera en los próximos meses hacer públicos los resultados completos de la Encuesta de Usos y empezar a interpretar las estadísticas. Ahora bien, los sociolingüistas ya apuntan a algunos elementos para explicar el cambio lingüístico. En primer lugar, la demografía tiene un papel determinante: el catalán consigue seducir a las segundas generaciones, pero si llega mucha inmigración en poco tiempo la capacidad de absorción es desbordada. Los sociolingüistas apuntan que en las dinámicas migratorias juegan un papel clave las políticas estatales: la falta de servicios sociales y la precariedad laboral contribuyen a una baja natalidad de la población local, y eso se compensa con una elevada migración. Por otra parte, las políticas lingüísticas tienen una incidencia clara en los comportamientos lingüísticos, como se puede constatar en Andorra, donde el catalán es oficial y tiene muy buena consideración.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat