Remedios Zafra ha conseguido el 45º Premio Anagrama de Ensayo con El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital, presentado con el seudónimo Regina Reina de la Escalera. El manuscrito, que ha destacado entre los 104 manuscritos presentados desde trece países ha obtenido el premio de 8.000 euros. El jurado estaba integrado por Jordi Gracia, Chus Martínez, Joan Riambau, Daniel Rico y la editora Silvia Sesé. Un libro que ha sido definido por estos como "una denuncia" sobre la autoexplotación de los jóvenes creadores. La misma autora apunta que se trata de una obra que pone en contacto la literatura, la antropología, las artes... El libro premiado se editará, en Anagrama, en noviembre.

Creadores entrampados

El jurado ha valorado especialmente, de este libro, que, con gran originalidad y con tono provocativo, "se sumerge en la parte oscura de la creación en la red". El libro trata de analizar qué pasa en nuestro entorno a través de un personaje, Sibila, que en parte asume pensamientos y vivencias de la propia autora. La obra pretende ser un "libro generacional" en que se quiere explicar la vivencia de la gente nacida a finales del siglo XX. El libro se centra en la situación de los creadores en diferentes ámbitos, condenados a trabajar por entusiasmo y absolutamente precarizados: condenados a no ver reconocido su trabajo. Gente que espera situarse pero a lo largo del tiempo se va consolidando su precariedad. Zafra, a pesar de todo, afirma que la culpa de la precarización en buena parte de los propios implicados, que valoran más el entusiasmo que la propia profesionalidad. Según Jordi Gracia es un libro "Contra el entusiasmo autodestructivo".

Frustración

Remedios Zafra afirma que este libro, como todo ensayo, surge de la vocación de profundizar en los temas y de encontrarles matices, y no de simplificar, ya que critica ásperamente la superficialidad de la sociedad digital, donde se valora aquello más breve y menos matizado. La autora, con esta obra, tenía la voluntad de escribir un libro dirigido hacia toda la gente que ha sentido una gran frustración al ver que sus sueños creativos han sido fracasados por la crisis. La red ha potenciado un montón de creadores, que cuelgan sus obras en internet y que sueñan al convertir su vocación en un trabajo creativo. Y eso provoca ansiedad en los implicados en el mundo artístico, en el creativo o en el académico (porque Remedios Zafra, que es profesora universitaria, formula duras críticas hacia el mundo de la investigación y el conjunto del mundo académico).

Entusiasmo culpable

Zafra asegura que esta precariedad acaba haciendo perder la creatividad y la libertad de los creadores. Los sujetos que tienen que crear e investigar acaban enfrentados por fórmulas competitivas. Una visión que la autora define como "feminista", porque las mujeres son las más afectadas por la precarización y porque la crisis ha hecho que el Estado delegara en ellas el cuidado|cura de los familiares. En definitiva, el relato de muchas vidas que nunca acaban de materializarse y que se prolongan indefinidamente en la precariedad. Probablemente, Zafra lo conoce bien por su propia experiencia y por la de muchos de sus compañeros.

Malos tiempos para el pensamiento

Zafra se muestra muy crítica con la marcha del mundo moderno. La velocidad y el exceso de información de la era digital son, para Zafra, elementos determinantes que impiden la "parada reflexiva" que permite pensar. Unos tiempos, los actuales, en que cada uno refuerza su pensamiento sin conocer el del otro. Las redes refuerzan lo que ya pensamos. Este libro, es también una reivindicación de una cultura (y de una academia) centrada menos en la productividad basada en criterios cuantitativos y más concentrada en la renovación ideológica. Una apuesta por una cultura (y un mundo) mejor.

 

Fotografía de portada: Remedios Zara y la editora de Anagrama Silvia Sesé.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat