Lesley Nneka Arimah, nacida en Reino Unido y criada en Nigeria, hizo su debut a la literatura con el libro de cuentos Què vol dir quan un home cau del cel (2017). Se trata de una compilación de cuentos muy diversos, ubicados en escenarios completamente diferentes, sobre las relaciones familiares. Enseguida recibió numerosos premios y ahora su obra llega al catalán, publicada por Quaderns Crema, en una traducción de Dolors Udina.

Lesley Nneka Arimah (c) Emily Baxter (9)

Lesley Nneka Arimah. © Emily Baxter.

Todas las familias

El abanico de situaciones familiares que expone Nneka es tremendamente diverso: desde familias que explotan despiadadamente a sus miembros, hasta familias que defienden con uñas y dientes a sus integrantes. Hay madres manipuladoras y destructivas, y mujeres que quieren ser madres y no lo consiguen, pero también padres que aman con locura a sus hijos y que temen perderlos, y también hijos rebeldes con crudeza que hieren los sentimientos de sus padres... Hay amores incondicionales y amores egoístas, pero también odios irracionales... En el fondo los protagonistas de estos cuentos son individuos hambrientos de amor, enfermos de soledad y necesitados de solidaridad. Gente que ama, que pierde y que sufre.

De la dignidad

Algunos de los personajes de Nneka son pobres. Profundamente pobres. Gente afectada por la crisis, por los problemas de vivienda, por la falta de trabajo... Pero nunca perderán la dignidad. Los protagonistas tendrán que enfrentarse a la vergüenza, a las humillaciones cotidianas, a la precariedad, pero lucharán con fuerza por mejorar su posición y, además, se preocuparán por el bienestar de los suyos. No hay ninguna voluntad de provocar la lágrima fácil, sino que por lo contrario constituye todo un canto a la resistencia, a la fuerza de la gente de la calle.

De aquí y de allí

Los cuentos de Nneka Arimah transitan por su propio universo biográfico, y circulan de Inglaterra a Biafra, y en muchos casos se sitúan en paisajes africanos o europeos difíciles de ubicar. Porque Nneka no tiene ninguna pretensión etnográfica. No quiere describir las especificidades de la sociedad africana para los europeos, sino que nos coloca en situaciones familiares a las que cualquiera, africano o europeo, se puede sentir próximo. Hay cuentos que no tienen ninguna ubicación geográfica y que podrían suceder en muchos lugares del mundo. Pero pese a todo sus personajes a menudo son seres entre dos mundos, en tránsito. Personajes situados en posiciones incómodas, que buscan su lugar en el mundo. Y no fallan|faltan las referencias a los refugiados y a los derrotados de las guerras. No podía ser de otra forma: aunque Nneka nació después de la derrota de los biafreños en la terrible guerra de independencia de Biafra (1967-1970), no deja de haber alusiones a aquellos trágicos momentos que vivió su país.

Y del más allá

Quizás lo que más sorprende de la obra de Nneka Arimah es que además de retratar sus dos mundos, también sitúa cuentos en mundos completamente imaginarios. En uno de los cuentos se mete en el mundo de las fábulas, entroncándose con la tradición oral africana, pero en el otro se sitúa en una familia burguesa contemporánea, pero introduciéndole elementos de ficción. Y, a pesar de todo, estos relatos no rompen la coherencia interna de la antología.

La fuerza de unos relatos

Nneka es una escritura atípica, y este es un libro extraordinariamente maduro para ser una ópera prima. Los cuentos de esta antología rezuman un terrible dominio del lenguaje, pero también una gran creatividad. Y mucha sensibilidad. Bajo la corteza de unas historias a veces terribles, la escritora anglo-biafreña tiene la capacidad de devolver al lector la confianza en el amor. Los cuentos de Què vol dir quan un home cau del cel resultan redondos y el conjunto de la antología es una bocanada de aire fresco. Lesley Nneka Arimah será, sin duda, una escritora a seguir.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat