El Quartet Casales ha sido el encargado de cerrar la 26ª edición de la Schubertíada de Vilabertran (Alt Empordà). El grupo es uno de los habituales de este festival, aunque el concierto de este domingo ha contado con un aliciente, la intervención del poeta Josep Pedrals que ha narrado los textos de su obra Los siete últimos términos de nuestro redentor en la cruz. Al fin y al cabo ha servido para poner punto y final en una edición de la Schubertíada que ha reunido a 3.600 espectadores y un 90% de ocupación en los 22 espectáculos que se han podido ver en los cinco espacios diferentes.

cuarteto casales schubertíada Josep Pedrals ACN

Entre los más multitudinarios está el del barítono alemán Mathias Goerner, o el del pianista ruso Igor Levit, considerado uno de los mejores en su registro. Los dos llenaron la sala canónica del Monasterio de Santa Maria, en una edición en la que la organización ha destacado la consolidación del festival entre los artistas.

La clausura de uno de los festivales de música clásica más reconocidos de Catalunya, la Schubertíada de Vilabertran, ha llevad uno de los clásicos de este acontecimiento. El Quartet Casals ha vuelto a llenar la Sala Canònica del Monestir de Santa Maria con un repertorio de Haydn y una hora y media de concierto que ha servido para mostrar "la buena salud" del festival. De hecho, desde la organización se muestran "muy satisfechos" de esta edición, en la que, aseguran, han conseguido "consolidar a los artistas" más allá del público que, según el director de la Schubertíada, Jordi Roch, siempre responde.

"Nos hemos encontrado con la sorpresa que muchos quieren volver a la Schubertíada cuando han actuado alguna vez", explica Roch. Para el festival, que se celebra en este pequeño pueblo del Alt Empordà junto a Figueres, han pasado artistas como Cosmos Quartet, que fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida, lo que es considerado el mejor barítono del mundo, el alemán Mathias Goerner o la que ha sido una de los grandes descubrimientos, la soprano americana Lise Davidsen.

Roch ha destacado "la confianza" en que les hace el público y pone en valor las conferencias anteriores que se dan a los conciertos. "Es una manera de mostrar a los espectadores qué vienen a ver y qué trayectoria tiene el artista", señala. En este sentido, Roch ha resaltado que el público de la Schubertíada está "muy documentado" en relación a los artistas.

Esta edición también ha sido marcada por la afluencia de espectadores. En concreto todos los espectáculos han registrado un 90% de ocupación. Entre los que llenaron destaca la actuación del pianista ruso Igor Levit, considerado uno de los mejores del mundo, y que propuso un repertorio basado en obras de Mendelssohn, Malert y Franz Schubert.

Una edición del 2019 "muy potente"

Roch ha reconocido que el equipo artístico ya está trabajando en la edición del 2019. En este sentido ha anunciado que "habrá muchas sorpresas", una de las cuales en relación a los artistas. "No podemos especificar más, pero será una programación muy potente", ha anunciado.

Por eso, Roch explica que la del próximo año será una Schubertíada "muy especial". "La verdad es que estamos muy contentos del trabajo que hemos ido haciendo estos años y de la progresión del festival. No es extraño que sean los artistas los que pidan venir a Vilabertran", ha concluido.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat