La Catalunya Nord ha sido lugar de inspiración de muchos artistas. Por la localidad de Ceret han pasado Manolo Hugé, Picasso, Braque, Gris, Soutine, Chagall, Herbin, Matisse, Masson, Krémègne, Miró, Tàpies, Viallat, Toni Grand, Bioulès... A partir de la conexión de estos artistas con la villa del Vallespir, en 1950 se creó el museo municipal de Ceret, especializado en arte moderno (más tarde convertido en el Musée d'Art Moderne de Céret). Aunque tiene una clara vocación internacional, no olvida reflejar el panorama cultural del sur de Francia y de Catalunya. Los meses de julio, agosto y septiembre está abierto todos los días de 10 a 19h. El precio de la visita es de 8 €, pero hay ciertos descuentos. Para las visitas guiadas, se recomienda contactar con el museo por e-mail.

Façade Musée de arte moderne de Céret Ferran Freixe

Foto: Ferran Freixe.

Un pueblo idílico con un gran museo

Ceret, la capital del Vallespir, es un municipio situado entre la llanura y la montaña, en el valle del río Tec, a 30 km al sureste de Perpinyà. A pesar de ser un municipio de sólo 7.700 habitantes, cuenta con numerosos edificios con gran valor histórico. Incluso se mantienen en pie las dos puertas de la antigua muralla, la de España y la de Francia, y una bella fuente gótica del siglo XIV. Lo más sorprendente es que Ceret acoja uno de los museos más prestigiosos del sur del Estado francés. El museo recoge, prioritariamente, obras de artistas de todo el mundo que han sido hechas en Ceret. Pero, además, conserva pinturas de autores modernos de primera línea. Gracias a eso es un museo muy visitado, aunque a menudo los catalanes del Sur no conocen la riqueza de este centro artístico situado al otro lado de la frontera.

expo Le peintre te l'arène Musee Ceret

Foto: Musée de Céret.

El museo que Picasso y Matisse ayudaron a impulsar

Michael Aribaud, que durante mucho tiempo fue archivista de Ceret, fue comprando algunas obras a los artistas que pasaban por el pueblo. Cuando murió, su viuda dio su colección de arte al municipio, con obras de Gris, Picasso, Manolo Hugué... Los pintores Pierre Brune y Frank Burty-Haviland decidieron crear un museo de arte con las aportaciones de los artistas que habían vivido en el Vallespir. Picasso y Henri Matisse intervinieron a favor suyo, y así nació, en 1950, el museo, que después no pararía de crecer hasta convertirse en lo que es hoy.

Picasso, Pierre, Brune,et Eudaldo Michel georges bernard wikipedia

Los pintores Picasso, Pierre Brune, Consuelo Araoz i Eudaldo durante los años 50 del siglo XX en Ceret. Foto: Michel-Georges Bernard.

En el centro de Catalunya Nord

El Museo de Ceret se interesa, sobre todo en su fondo moderno, por las obras de los artistas que han creado en la zona. Últimamente, por ejemplo, ha comprado una vista de Ceret, pintada por Albert Marquet en 1940. Es, en cierta medida, un museo sentimental, muy arraigado a la tierra, y que quiere mostrar la conexión entre los creadores y la localidad. Pero también analiza el diálogo que establecen los genios de fuera con los artistas de la zona, como Aristide Maillol, Etienne Terrus, Louis Bausil, Camille Descossy... Pero, además, el Museo de Arte Moderno pretende incrementar su fondo con obras de los artistas actuales de la Catalunya Nord, como dos telas del ceretano Marc Fourquet o la serie La Sanch del perpiñanés Jean-Louis Vila. Últimamente ha recibido una tela cedida por el pintor Patrick Loste, también de Perpinyà.

expo Des Gachons

Foto: Musée de Céret.

Cubismo y mucho más

Los visitantes aprecian especialmente las obras cubistas, como las de Pablo Picasso, Max Jacob o Manolo Hugué. Sólo de Picasso, el Museo cuenta con 78 piezas, 57 de las cuales cedidas por el artista. Los boles en cerámica de Picasso, dos obras de Marc Chagall y las esculturas de Hugué son particularmente elogiados por el público. Junto a las obras atribuidas a grandes nombres, en Ceret hay piezas de creadores de calidad, pero menos conocidos, como Pinkus Krémègne, Edouard Pignon, Léopold Survage, Chaïm Soutine, Albert Marquet... Todo se presenta en un entorno muy luminoso y amplio, que ayuda a hacer la visita agradable.

Patio Musée de arte moderne de Céret Ferran Freixe

Foto: Ferran Freixe.

Con la mirada hacia el Sur

El fondo permanente del museo de Ceret está muy atento a los artistas de Catalunya Sur, como Antoni Tapiès, Joan Brossa, Joan Miró o Perejaume. Pero la presencia catalana también es muy evidente en las exposiciones temporales. La última exposición temporal, Diabolo, estaba consagrada a Joan Ponç, miembro de Dau al Set y uno de los defensores de las vanguardias en la posguerra. Joan Ponç es otro de los artistas del Sur que pasó por Ceret y que creó allí muchas de sus obras (como las Cajas secretas). Una de las exposiciones temporales anteriores, que fue muy elogiada, había sido consagrada a Dalí y a su relación con la ciencia.

Najia Mehajdi © Robin Townsend (5) Museo Ceret

Foto: © Robin Townsend. © Adagp, Paris, 2018.

Exposiciones temporales de primer nivel

Al museo de Ceret no le basta con tener una exposición permanente magnífica, sino que planea exposiciones temporales de primer nivel (Rodin, Dalí...). Actualmente se puede ver una gran exposición sobre la artista franco-marroquí Najia Mehadji: La huella y el aliento, que se presenta al mismo tiempo como un homenaje a las mujeres y como una muestra de la sensibilidad de las culturas mediterráneas. Son 150 obras que invitan a la reflexión sobre la espiritualidad y la fusión entre culturas. La exposición traza un recorrido en la obra de Mehadji a través de diferentes series pictóricas, centradas en temas que el artista escoge por su universalidad y simbolismo: la serie de las cúpulas, elemento arquitectónico que por su forma representa la esfera celeste y que en la obra de Najia Mehadji adquiere un tono espiritual (el artista las pintó durante la Guerra de Bosnia como denuncia a los crímenes de guerra cometidos); la serie de las flores, con peonias que nos transportan a la estética zen oriental, y granadas; o la serie inspirada en una de las obras más importantes de El Greco (1541-1614), 'el Expolio', en la cual el pintor plasmó la figura de Jesús envuelto en un amplio manto de color rojo y de la cual Mehadji hace su particular interpretación.

9.Najia Mehadji, avril 2018, atelier Lamssasa, Essaouira ©Photo Laurent Moulager

Najia Mehadji en 2018, en el taller Lamssasa, en Essaouira © Photo Laurent Moulager.

A medida, y para todos

El Museo de Ceret tiene algunas obras de gran calidad, pero no es un museo inmenso. La gran ventaja que presenta es que cuenta con una colección permanente de una gran coherencia. Además, la presentación de exposiciones temporales de calidad le da opción de ofrecer al visitante otros tipos de arte y, además, garantizar que una segunda visita al museo pueda estar llena de agradables novedades. El visitante que pase por Catalunya Nord no puede dejarse perder la ocasión de conocer un museo de primer nivel donde, además de ver obras artísticas fantásticas, conocerá lo mejor del arte hecho en esta zona y hecho por artistas de esta zona.

 

Foto de portada: © Robin Townsend.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat