Este viernes ha muerto en Figueres Martín Rodríguez, el batería del grupo ampurdanés Sangtraït. Tenía 64 años y un ataque de corazón ha terminado con su vida. Junto con Josep Maria Corominas y Quim Mandado formaban la cara más emblemática de los históricos Sangtraït, uno de los grupos de rock catalán más populares de la década de los 90 y referentes también del metal catalán. En los últimos años, también formó parte de dos grupos nuevos: Los Guardians del Pont y Barbablanca. Desde la cuenta de Twitter oficial de la banda Gaurdians, han informado esta tarde de la muerte de Martín: "Adiós al ídolo más amado del rock".

Algunos de los seguidores de su música han mostrado las condolencias a través de las redes. Una de ellas, Montse Bassa, hermana de la consellera Dolors Bassa que recuerda como Martín le dio todo su apoyo desde el exterior de la prisión Puig de les Basses, en Figueres.

Su batería siempre será recordada, descansa en paz.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat