El Canto de la Sibila, una vieja tradición medieval, está en pleno proceso de recuperación en la ciudad de Barcelona. Se trata de una pequeña pieza musical dramatizada que se suele representar antes de la misa del Gallo. A las iglesias que celebraban últimamente esta ceremonia se ha sumado, este año, la iglesia del Pi, que ya la celebraba en el siglo XVI pero que la había abandonado durante mucho tiempo.

Un canto desaparecido en Europa

El Canto de la sibila, de origen mozárabe, estaba muy extendido por Europa en la Edad Media. El protagonista del espectáculo es la sibila de Eritrea, una adivinadora que pronostica, cantando, la llegada del Mesías y el fin del mundo. Fue traducida al catalán en el siglo XIII. Suele ser representado por un niño o una mujer, que encarna a l asibila, vestida con un largo manto y una espada en la mano. Des de el Concilio de Trento este canto fue desapareciendo, porque fue perseguido al considerarlo una costumbre pagana. Solo sobrevivió en Mallorca, y en el 2010 la Unesco lo reconoció como patrimonio inmaterial de la humanidad. En Catalunya se recuperó, básicamente, gracias al interés de los folcloristas, desde el siglo XIX, por esta tradición. El Canto de la sibila también se canta en varias localidades catalanas y valencianas, e incluso en el Alguer.

Las actuaciones

Parroquia de Santa Maria del Mar: 23 h, con la cantante Àngel Graells, la coral Sinera y un grupo de tambores.

Catedral de Barcelona: 23.30 h, con el Cor de Cambra Francesc Valls, de la misma catedral. Ofrecerá una versión contemporánea del canto, elaborada por Bernat Vivancos.

Parroquia de Sant Gervasi i Protasi: 23.55 h. Maria del Mar Bonet interpretará la versión a capella de la versión mallorquina de este canto.

Santa Maria del Pi: 23.55 h con Mariona Segarra.

Parroquia de Santa Maria de Gràcia: 23.30 h con el Orfeó Gracienc y la soprano Clara Florit.

Iglesia de Sant Gaietà: 23.45 h. También habrá bendición del belén y villancicos.

Parroquia de Sant Medir: 23 h, con la Coral Sant Medir.

La letra

Esta es la letra del Canto de la sibila, tal como se canta en Girona:

 

Lo jorn del Judici
parra qui haura fet servici.

Un rey vendra perpetual,
vestit de nostra carn mortal;
del cel vendra tot certament,
per fer de tots lo jutjament.

Ans que·l judici nos fara,
un gran senyal se mostrara:
lo sol perdra la resplandor,
la terra tremira de por.

Del cel gran foch devallara,
com a sofre molt pudira;
la terra crem’ab furor,
la gent haura molt gran terror.

Les steles s’alteraran
e del cel caure monstraran;
la luna no dara claror,
ans mostrara molt gran negror.

Los arbres suaran de sanch:
un semblant cas no fonch vist hanch;
tot lo mon sera en tristor,
no y haura nengu que no plor.

La mar molt alt se·n pujara
e prestament se baxara;
los peys sentran forment cridar
e los homens molt entristar.

Los homes qui prop mar seran
a les muntanyes fugiran;
Hiran cridant molt congoxats,
semblaran folls e desolats.

Apres sera un fort senyal
d’un terratremol general:
les pedres per mig se rompran
e les muntanyes se feuran.

Los puigs e plans seran eguals;
aqui venran los bons e mals:
reys, comtes, altres barons,
qui de lurs fets daran rahons.

Los infants qui nats no seran
dins en lo ventre cridaran
e diran tot plorosament:
«Ajude·ns, Deu omnipotent!»

Una gran trompa sonara
que·ls morts e vius despartara,
e manara generalment
a tots que·s leven prestament.

Lo fill de Deu aqui sera:
a tots les plagues monstrara;
al bons dara vida ’ternal,
als mals infern perpetual.

Vosaltres tots qui escoltau,
Devotament a Deu pregau
de cor, ab gran devotio,
que·ns aport a salvatio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat