Lesley Nneka Arimah nació en el Reino Unido, creció en Nigeria y ahora vive en Estados Unidos. Ha hecho su debut literario con el libro de cuentos Què vol dir quan un home cau del cel  (2017), que aquí ha publicado Quaderns Crema en traducción de Dolors Udina. Este libro ha tenido muy buena resonancia de crítica y Nneka Arimah se ha convertido en una de las autoras africanas que más esperanzas generan.

Alguno de sus cuentos parecen muy realistas. ¿Son realmente una ficción o contienen anécdotas vividas por usted?

Casi todos son ficción. ¿De qué sirve escribir ficción si no puedes utilizar la imaginación y sacar cosas de la nada? En mis cuentos hay personajes que pueden tener alguna cosa de personal, pero no son reales. Sólo hay uno que tiene elementos autobiográficos: "Historias de guerra". En este relato hay algunas de las historias que me explicaba mi padre sobre la guerra de Biafra.

El recuerdo de la guerra de Biafra, en Nigeria, no está en primer plano: nos persigue en la distancia, pero está ahí

Nació después del fin de la secesión biafreña, pero algunos de sus cuentos todavía llevan el sello de la derrota... ¿Ha marcado tanto a su sociedad?

Creo que en Nigeria la guerra de Biafra es un poco como un fantasma que sobrevuela sobre nosotros... En mi libro hay muchos relatos que lo mencionan, pero en todos ellos es tan sólo es un telón de fondo, no es el elemento central de la historia. Y así es como se respira el recuerdo de la guerra en la sociedad nigeriana. No está en un primer plano: nos persigue en la distancia. Pero está ahí.

Mis protagonistas forman parte de mi generación, y compartimos género y país de origen

Aunque no sean reales, ¿qué tienen sus personajes de usted? Hay mucha chica joven, de su generación, con una trayectoria vital como la suya, como la protagonista de "Esbojarrada".

A grandes rasgos mis protagonistas forman parte de mi generación, y compartimos género y país de origen. Creo que cualquier personaje que cree un autor se basa en una parte de él mismo, no puede ser de otra forma. Pero a mí me gusta ponerme un reto cuando escribo: crear un personaje con una vida muy diferente a la mía. Las chicas que son protagonistas de mis cuentos viven cosas muy diferentes a las que yo he vivido. Es un reto literario, que es lo que me impulsa a escribir.

Muchas de sus historias tienen como centro la familia. Familias que ayudan y familias que fallan. ¿Es un mundo que la atrae?

Analizo las relaciones familiares, porque son las primeras relaciones que tenemos y las que más importantes son para nuestra vida. Son las que explican la dureza de las relaciones humanas. Y hay un gran número de posibilidades dentro de las relaciones familiares: hay muchísimas variaciones de lo que puede ser la relación entre una madre y una hija. Yo intento analizar todas las posibilidades.

Incluso incluye el maltrato infantil...

Cuando uno explora todas las posibilidades de este tipo de relaciones, a veces te toca explorar escenarios conflictivos. No son poco habituales estos comportamientos... Pasan... Y por difícil que sea leer el cuento "Caigudes", no sería honesto no hablar de estos hechos.

La maternidad está muy presente en sus cuentos. ¿Porque?

Es ineludible: no hay familias sin madres. Es más: nuestra madre es la primera relación que tenemos cuando llegamos al mundo; y para muchas personas será la más potente de toda su vida. Hay que tener en cuenta que en la sociedad nigeriana las madres tienen un papel importantísimo. Todo el mundo se ve representado, cuando hablas de la relación entre una madre y un hijo.

Quería garantizar que las familias poco convencionales se vieran reflejadas en nuestro imaginario cultural

Los personajes de sus relatos a veces tienen papeles poco convencionales dentro de la familia.

Sí, a mí me atraen todos estos papeles poco convencionales, porque en la literatura nigeriana hay muchas representaciones de la familia tradicional... Y yo lo que quería era garantizar que las familias poco convencionales también se vieran reflejadas en nuestro imaginario cultural.

¿Qué autores nigerianos la han marcado?

Quizás fueron Flora Nwapa y Buchi Emecheta quienes impactaron más en mi obra. Me ayudaron a entender a las mujeres de la generación de mi madre y de mi abuela. Me permitieron empatizar con sus historias. Quizás escogería a Emecheta como referente que refleja la vida de la mujer de aquella época.

No hay ningún lugar en el mundo que sea sólo de lagrimita

Su obra no presenta un África de lagrimita.

No hay ningún lugar en el mundo que sea sólo de lagrimita. Intento reflejar a Nigeria tal como es. La vida puede ser difícil, pero eso no quiere decir que no haya humor, alegría... Es importante que la literatura refleje la vida tal como es, con su dimensión trágica, y con su dimensión cómica, que es lo que te encuentras en tu día a día. Mis cuentos, además, siempre tienen un punto de humor, porque el humor es una cosa que me gusta mucho.

Algunos de sus personajes se mueven entre dos mundos, con más o menos comodidad. ¿Usted se siente entre dos mundos?

Sí. En Estados Unidos hay mucha literatura sobre los inmigrantes que se basa en personajes que se encuentran en el nuevo país y que tienen que encontrar su lugar, viéndose obligado a escoger entre su sitio de origen y el nuevo. Pero yo no estoy de acuerdo con eso. Yo me siento plenamente cómoda en los dos mundos y eso es la clave de mi experiencia humana. Y eso no lo vemos normalmente en la literatura: hay mucha gente que se integra muy bien en el lugar donde vive y que sigue manteniendo muy buena relación con su sitio de origen, sin problemas.

Combina los cuentos con un fondo estrictamente real con cuentos que contienen elementos fantásticos... ¿Cómo es eso?

Me gustan diferentes géneros literarios. Yo leo de todo: obras de género y obras de otros tipos. Y como siempre he leído de forma amplia, todos los tipos de relato forman parte de mis antepasados literarios. Así, cuando empiezo a escribir me salen cuentos realistas, pero también historias fantásticas. Creo, además, que los relatos con realismo fantástico nos permiten explicar experiencias nuestras, muy íntimas, que en relatos estrictamente realistas no podríamos explicar, como por ejemplo, en el cuento "Segones oportunitats". A muchos nos gustaría pasar un día extra con alguien que está muerto. Y en un relato fantástico puedes poner a prueba este deseo. La vida real no nos permite este tiempo añadido, pero el realismo mágico sí...

Recurre también a la política ficción. En el cuento que da nombre en el libro, "Qué quiere decir cuándo un hombre se cae del cielo", Reino Unido vuelve a Biafra...

Sí que uso la política ficción, pero en este relato, este elemento no está en el centro de la historia, sino que es usado como un telón de fondo, que añade al cuento textura literaria. Me gusta crear mundos complicados. Cuando pienso en describir un mundo fantástico, utilizo la historia, que me da muchos elementos que puedo explorar. Y en este relato uso la posibilidad de que Gran Bretaña vuelva a África, pero no para colonizar, sino para pedir asistencia, porque tienen grandes problemas, ya que el cambio climático los ha llevado a una situación crítica...

Algunos de sus cuentos son muy optimistas, otros muy pesimistas. ¿Usted es optimista con respecto al futuro?

Yo soy muy pesimista. Para mí el vaso está medio lleno, pero alguien está a punto de vaciarlo del todo.

Desde que Trump está en el poder, ya no puedo dejar de preocuparme constantemente por Estados Unidos

¿Como ve la situación de sus dos países?

A mí Nigeria siempre me preocupa, porque tiene una situación muy compleja. En cambio, en el caso de Estados Unidos pensaba que no hay que preocuparse constantemente, porque aunque la situación no es perfecta, se va trabajando para mejorarla. Pero ahora, desde que Trump está en el poder, ya no puedo descansar con Estados Unidos. Continuamente me tengo que preocupar, por Nigeria, y por Estados Unidos.

Su primer libro ha tenido un éxito increíble. ¿Le da miedo que sus próximas obras no estén a su nivel?

Yo creo que en estos casos se tiene que ser muy prosaico, porque yo lo único que puedo controlar es la escritura del libro. No puedo controlar qué pasará después. Con eso, yo no puedo hacer nada. Por eso prefiero centrarme más en la obra en sí, e intentar ofrecer el mejor producto posible, que es lo único que puedo controlar.

¿Qué proyectos de futuro tiene?

No lo puedo explicar mucho, pero ahora mismo estoy preparando una novela de realismo mágico, una novela que he acabado un par a veces y que siempre he reanudado. Ahora estoy trabajando en una versión que pienso que es la mejor. Pero así como Què vol dir quan un home cau del cel tiene relatos con varios estilos, yo quiero escribir también varias novelas muy diferentes: una cosa estrictamente basada en la realidad, otra de ciencia-ficción... Querría abordar todos los campos que aborda el libro de cuentos.

¿Tiene proyectos en el campo de los videojuegos, las series o el cómic?

Pienso, en el futuro, explorar alguno de estos campos. Pero no puedo explicar mucho más. Son cosas que me interesan mucho: antes jugaba mucho a videojuegos, pero llegó un día en que iba demasiado ajetreada y tuve que escoger, y me quedé con los libros.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat