Dos libros en uno: El pequeño libro de los animales más pequeños, un volumen de pequeño tamaño, tal como corresponde al tema, se vende con El gran libro de los animales gigantes (en catalán en Cossetània y en castellano en Lectio Ediciones). En realidad, el álbum pequeño sobre animales pequeños se inserta en la portada del álbum grande sobre animales grandes mediante un original dibujo. Estas obras, con ilustraciones de Francesca Cosanti y textos de Cristina Banfi y Cristina Peraboni, llevan a los niños por uno de los universos que más les fascina: el de las ballenas, jirafas, hipopótamos y otros grandes mamíferos, pero también por bichitos que acaban hipnotizándolos, como los caballitos de mar o los colibríes. Y, cómo no,no faltan ni los sugerentes tiburones, ni las no menos cautivadoras anacondas...

Saber más

Estas obras no se limitan a mostrar imágenes de animales que todo el mundo conoce, sino que ofrecen datos para saber más sobre los animales que se describen. Además de los animales más conocidos, la obra nos presenta algunos más extraños, y de todos ellos ofrece detalles bien curiosos: que la lengua de la ballena mide 6 metros, que la rana de punta de flecha dorada (de sólo 4,5 cm) tiene un veneno de lo más letal; que la musaraña etrusca no puede estar más de una hora sin comer. o que el calamar colosal puede producir luz.

Contrastes

Sin duda, la principal gracia de este libro se encuentra en el esmerado diseño y unos dibujos fantásticos. Las ilustraciones del gran libro están hechas de tal forma que destacan la grandeza del animal, mientras que las del libro pequeño tienden a mostrar la pequeñez. De forma muy acertada, se coloca en las láminas una flor que ayuda a evaluar las proporciones de las diferentes bestias. Cosanti tiene el acierto de rehuir el estricto realismo y hace unos dibujos evocadores, que enganchan inevitablemente a los niños.

Para públicos diversos

Este libro está destinado a lectores infantiles, pero puede gustar a un amplio abanico de públicos. Mientras los primeros lectores pueden quedarse fascinados sólo por las imágenes, que tienen mucha bastante gracias a su medida|tamaño, los niños más mayores (y sus padres o los que los acompañen) podrán obtener mucha información sobre los animales en sus páginas. Y si El gran libro de los animales gigantes ofrece algunas dificultades para manipularlo para los niños pequeños, debido a su medida, estos podrán disfrutar plenamente de El pequeño libro de los animales más pequeños.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat