La espera se ha hecho larga, y algunos dirán que incluso se ha hecho eterna, pero Els Catarres han vuelto! Después de un año y medio de pausa, que ha servido para cargar pilas a nivel personal, los de Aiguafreda vuelven y lo hacen dispuestos a "compensar la espera".

Tots els meus principis promete seguir la tónica positiva y cañera de los otros trabajos del grupo pero con unos toques más eléctricos que se alejan de la acústica vista hasta ahora. Els Catarres explican que necesitaban respirar pero que este tiempo ha hecho que "vuelvan más unidos que nunca". Tots els meus principis hace girar la cabeza y mirar atrás, al pasado, pero sin nostalgia porque "se tiene que estar orgulloso de lo que has hecho en el pasado". Èric Vergés, Roser Cruells y Jan Riera Prats nos explican todos los secretos de su último trabajo:

¿Tots els meus principis nos habla de principios de inicios o de convicciones?

Èric Vergés: Yo diría que hay una pizca de principios de inicios y un poco de principios de convicciones. Los principios, es decir los comienzos, tal como les escoges vivir o con quién vivirlos, te marcan mucho. Estos comienzos y la forma como los has vivido te acaban definiendo como persona y definen tus valores. Lo que haces y lo que escoges hacer acaba definiendo lo que serás después.

¿Y cuáles son los principios de Els Catarres?

Jan Riera: Cada uno tiene sus principios individuales, pero si hablamos de los principios de Els Catarres es ser positivos y luchar por la alegría. Nuestro principio es no dejarnos llevar por el pesimismo.

Un año y medio de paro, ¿necesitaba respirar el grupo?

EV: No necesitaba respirar el grupo, quien necesitaba respirar éramos nosotros como personas!. Habríamos podido seguir perfectamente pero creo que se habría acabado resintiendo el proyecto. No nos gusta repetirnos y por eso teníamos que parar y hacer otras cosas.

La idea era hacer lo que el cuerpo nos pidiera: no hacer nada, hacer fotos, pintar, viajar... Eso es una terapia para llenarte de ganas y hacer otro disco. No hacer un disco porque se tiene que hacer, hacerlo porque tienes ganas. Con estas nuevas experiencias también hemos extraído ideas para el nuevo trabajo.

los catarres fundacio caja

Roser Cruells: Para escribir y componer es imprescindible enriquecerse de experiencias y ver otros lugares.

Y tres años después del último disco, ¿ha cambiado la formación?

EV: El grupo ha cambiado en la medida en que hemos cambiado nosotros. Nos hemos hecho mayores y tenemos más experiencia.

RC: Esta parada y los tres años sin disco han ido bien para oxigenarnos los tres. Nos veíamos 24 horas al día 7 días a la semana y durante 6 años. Nos llevamos muy bien pero si que hacía falta descomprimirse. Durante el paro nos hemos reencontrado pocas veces, no por nada, pero teníamos ganas de vivir cosas donde no estuviéramos los tres juntos. Ahora cuando hemos vuelto estamos más unidos que nunca, tenemos más fuerza.

"La pausa nos ha unido más que nunca, nos sentimos más fuertes"

Cuando decidisteis parar, ¿ya tenéis ideas de hacia donde iría el próximo disco?

JR: Lo único que teníamos claro es que queríamos hacer un disco eléctrico y ser menos acústicos. Ahora cuando hemos vuelto nos hemos puesto con eso; a buscar sonoridades nuevas.

Un tema que nos preocupa como grupo es que cada disco suene diferente al anterior, y el hecho de aparcar una pizca el estilo acústico nos da muchas más posibilidades de sonoridad, texturas, potencia...

Pero si hasta ahora os ha funcionado este sonido acústico que os caracteriza, ¿porque arriesgarse y cambiar?

EV: También es verdad, y hay grupos que lo hacen, cosa que nos parece muy legítima. A nosotros lo que nos ha ido bien es precisamente cambiar y no ser repetitivos. Empezamos con Jennifer y teníamos claro que no haríamos otra Jennifer. Cuando hicimos Vull estar amb tu también teníamos claro que no queríamos que hacer otra canción así. Nuestra forma de ser nos hace probar cosas nuevas. Pero quien sabe, quizás de aquí 10 años volvamos a hacer otra Jennifer!.

JR: Cambiar motiva. Es motivador ver hasta donde podemos llegar Els Catarres a nivel de sonoridad y poder ver qué elementos reconoce como familiares el púbico, que probablemente serán las voces de Roser y Èric. Si se mantiene eso, con la música podemos hacer lo que queramos. Sin embargo, a veces la gente te sorprende; hace poco alguien me dijo que encontraba el disco muy parecido a los anteriores...

Volviendo a Tots els meus principis, ¿qué se explica en este disco?

EV: El hilo conductor es que se habla de principios. Es un disco que tiene nostalgia, que mira atrás, que recuerda relaciones pasadas y sentimientos que has vivido. El disco trata sobre tirar atrás sin nostalgia. De estar orgulloso de lo que has hecho, de las personas que has conocido y de las experiencias que has tenido.

RC: Es innegable que las experiencias te hacen ser quien eres. Yo diría que es un disco de nostalgia bonita.

Habéis hablado mucho de experiencias, ¿son todas buenas?

EV: Son buenas y malas. Las experiencias malas también te marcan y te definen, y si no las vives te pierdes un aprendizaje que te ayuda a mejorar. Por ejemplo la primera vez que encuentras el amor y se acaba; en un primer momento parece el fin del mundo y con los años aprecias todo lo que te ha aportado.

Big Bang es un disco muy explosivo, ¿esta tónica cambia en Tots els meus principis?

JR: En el escenario seguiremos siendo los mismos, todavía intentaremos ser más explosivos!.

EV: Tots els meus principis sigue siendo cañero pero quizás sí que es menos pachanguero. Yo diría que quizás tiene menos mestizaje pero la caña la mantiene. Los directos todavía serán más explosivos porque estarán las canciones con más caña de este disco junto con las de los otros. No tenemos ninguna intención de aflojar.

¿Y la sonoridad cambia? Hemos visto que en trabajos anteriores habéis incorporado una sección de vientos, un banjo...

EV: Tots els meus principis es más eléctrico y además incorporamos sintetizadores.

JR: El hecho de incorporar sintetizadores es la gran novedad con respecto a la sonoridad.

EV: No lo temíamos pensado desde el principio eso de incluir sintetizadores, salió orgánicamente, mientras componíamos. A Jan se le gira trabajo que es quien tendrá que tocarlo en los directos. También añadimos un músico, un guitarrista nuevo que hará que ahora seamos siete en el grupo y Roser tocará el bajo eléctrico.

RC: La formación cambia porque hay nuevos componentes. Algunos de los antiguos miembros han tenido hijos y han iniciado otros proyectos. Cuando menos, tenemos muchas ganas de trabajar con el equipo nuevo que también es muy bonito.

El tema que adelantasteis, Fins que arribi l’alba, ya supera el millón de visitas, ¿vuestros seguidores os echaban de menos?

EV: Quiero pensar que alguien sí que nos esperaba. Estamos muy contentos con el recibimiento que ha tenido el single y el disco y recibimos comentarios muy positivos. Nos imaginábamos que había gente que nos esperaba, pero hasta que no sacas las canciones no sabes si gustarán. Nosotros podemos pensar que estamos haciendo un trabajo correcto pero hasta que no llega a la gente no tienes la respuesta real. Siempre hay estos nervios de no saber que pasará.

Cuando dijisteis que parabais durante un año y medio, ¿cómo se lo tomó el público?

JR: No lo sabíamos ni nosotros que pararíamos durante un año y medio. Dijimos que haríamos una pausa y que cuando tuviéramos ideas nuevas nos volveríamos a encontrar. ¡Nosotros estuvimos un año sin vernos!, pero seguro que los seguidores más fieles se lo tomaron fatal eso del paro. Que no sufran que ahora se lo compensaremos.

"Compensaremos la espera de un año y medio de aquellos seguidores más fieles"

¿Cada disco que habéis puesto a la venta de Tots els meus principis tiene una portada diferente, por qué?

EV: Eso viene desde el principio y se remonta a nuestra filosofía de distribuir la música por internet. Creemos que el formato del disco está un poco obsoleto, la gente ya casi no escucha discos. Se nos ocurrió la idea de personalizar cada portada, de esta manera le añadimos un valor extra y es como tener una pieza de coleccionismo. Nos hemos ido emocionando y con cada trabajo hemos hecho cosas más complicadas. Con Tots els meus principis hemos ido a la idea de la foto instantánea, que va muy bien con el concepto del disco. La carátula de Tots els meus principis lleva una foto instantánea que es irrepetible.

JR: ¿Es como cualquier principio no? Haces una cosa que no se repite porque un principio es un momento único. Lo mismo pasa con las fotos, son irrepetibles, no hay un negativo.

EV: De momento hemos hecho 10.000 fotos y esperamos que se tengan que hacer más porque querrá decir que se han vendido todos los discos.

Sobre esta filosofía de distribuir la música de forma gratuita, ¿sale a cuenta?

EV: Creo que sí que sale a cuenta, siempre he sido un firme defensor de la música libre para que cada uno haga lo que quiera. Hoy en día es inevitable poner barreras a este tema, no tiene sentido porque la gente escucha la música por Spotify o la compra en Itunes. A nosotros nos gusta que la gente se la pueda descargar por si alguien no tiene la posibilidad de comprarla en estas plataformas. Lo más importante es que la música llegue a la gente. Lo que pasa después es que alguien se la ha descargado, le ha gustado mucho y posteriormente ha comprado el disco o ha venido a un concierto. Pero eso no nos importa, la música se tiene que mover. Con el diseño del disco intentamos añadir más valor al producto porque hay muchas horas de trabajo detrás. Cuando lo compras te llevas una pieza única.

fotos los Catarres 3

La gira de presentación empieza oficialmente el 6 de abril en el Cruïlla de Primavera, ¿por donde más giraréis?

JR: Los conciertos de presentación son el 5 de mayo en Burjassot, el 9 de junio en Inca, el 15 de junio en Bilbao y el 16 de junio en Madrid. Queríamos cubrir todas las zonas donde más llega nuestra música, a partir de aquí ya empezaremos la gira de verano. Hace unos años estuvimos en China y en Corea, eso es más anecdótico y lo acostumbramos a hacer el segundo año de gira. En el extranjero reciben muy bien nuestra música, no entienden la letra pero la reciben bien.

Y para acabar, ¿Tots els meus principis será vuestro último trabajo? ¿Qué futuro le espera a Els Catarres?

RC: ¡No es la idea de que sea el último! Ahora esta formula de descansar nos funciona muy bien, hemos podido parar y hemos hecho un disco con calma. Quizás nos volvemos a plantear hacer lo mismo pero no lo puedo asegurar.

EV: Lo que podemos decir muy claro es que no acabaremos un disco y nos volveremos a encerrar en el estudio para hacer otro.

JR: No nos hace falta y nos gusta hacer las cosas bien hechas. Ahora hemos vuelto con muchas ganas y eso quizás se había perdido un poco.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat