Las mujeres son las principales consumidoras de cultura en nuestra sociedad, pero en cambio son muy minoritarias, tanto en la gestión del mundo cultural, como en la autoría e interpretación de productos culturales. El Ayuntamiento de Barcelona ha aprovechado la proximidad del 8 de marzo para manifestar su decisión de promover la paridad entre mujeres y hombres en el ámbito cultural, un proyecto a largo plazo. Por eso, hoy se ha presentado al Ayuntamiento un informe sobre la situación de la mujer en este campo, el primero de este tipo que se ha hecho nunca. La concejala de Ciclos de Vida, Feminismos y LGTBI, Laura Pérez Castaño, ha afirmado que aunque el Ayuntamiento quiere trabajar la paridad durante todo el año, han querido presentar el informe en estas fechas para darle mayor relieve.

La discriminación en cifras

El informe evalúa más de 19.000 actividades culturales realizadas en 2016 y 2017 en diferentes ámbitos (festivales, bibliotecas, museos...), lo que representa el 71% de la programación municipal o del Ayuntamiento en convenio con otras entidades. Los resultados son claros: en materia de autoría las mujeres sólo estaban representadas en el 24,6% de los casos en 2016 y en el 32% en 2017. Aunque son datos bajos, suponen casi ocho puntos de aumento en un año, y se considera que se va en el buen camino. En centros de exposición más del 54% de las autoras son mujeres... Entre los intérpretes musicales, las mujeres representaban un 27% en 2016 y un 32% en 2017... Los espacios más feminizados se encuentran en la producción de actos culturales, que está en manos de las mujeres en un 75% de los casos. El Ayuntamiento ha constatado que los equipamientos de proximidad tienen mayor número de mujeres gestoras, pero también más espectáculos con protagonismo femenino, y también un mayor porcentaje de mujeres entre el público.

Compromiso municipal

El Comisionado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Subirats, ha afirmado que el consistorio no puede pedir a la ciudad una paridad que el Ayuntamiento no aplique. Y ha afirmado que se está adelantando por la buena vía, a pesar de los déficits históricos acumulados que serán difíciles de superar. Ha explicado que en el mundo de la música clásica la mayoría de los autores son hombres y que es muy difícil dar mucho protagonismo a las mujeres en este campo, como pasa en los museos de historia del arte. También ha reconocido que el Ayuntamiento tendrá dificultades para intervenir en el sector privado, en los ámbitos en que el consistorio no trabaja directamente. Además, Subirats ha confesado que si la situación de la mujer en la cultura mejora en Barcelona, no será sólo gracias al ICUB, sino también gracias a muchos otros factores, pero que de todos modos, el Ayuntamiento no dejará de trabajar en este sentido.

Cuatro centros piloto

El ICUB ha decidido monitorizar la presencia femenina en todos los aspectos en cuatro acontecimientos y equipamientos culturales: la Biblioteca Jaume Fuster de la Plaça Lesseps, el Centro Cívico de la Barceloneta, el Festival Grec y el Virreina LAB. Y quiere hacerlo durante dos años, hasta 2020, con el objetivo que estos cuatro centros sirvan para crear modelos de paridad que se puedan extender a otros equipamientos. También se ha previsto incorporar la perspectiva de género a las becas y a los premios, y también hacer formación sobre género al personal del Institut de Cultura de Barcelona sobre esta perspectiva. En 2019, coincidiendo con las fiestas de Santa Eulàlia, también se quiere organizar una bienal sobre Mujer y Ciencia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat