André Masson (1896 -1987) es un artista francés no muy popular, aunque muy apreciado por los coleccionistas. Empezó a pintar en Ceret, en 1919, y cuando se cumplen 100 años de su estancia en esta localidad norcatalana, el Museo de Arte Moderno de Ceret ha organizado una exposición dedicada a este artista, que se presenta como "la mayor que se le ha dedicado de las últimas décadas" a un artista que "no es tan conocido como lo tendría que ser". La directora de este Museo, Nathalie Gallissot, comisaria de la exposición con Jean-Michel Bouhours, no tiene ninguna duda en cuál es la principal de las secciones de la exposición (ordenadas cronológicamente, por los diferentes lugares de residencia del artista): la consagrada a su estancia en Catalunya, que Gallissot considera absolutamente esencial en su carrera. André Masson, una mitología del ser y de la naturaleza está compuesta por 131 piezas del artista, y se podrá ver hasta el 27 de octubre.

11. Amazone

André Masson, Amazone (Femme et cheval), 1938/1986-87. Bronce, 63,7 x 123,1 x 44,1 cm. DIE GALERIE, Frankfurt am Main © Adagp, Paris 2019.

El nacimiento catalán de un pintor

Masson había estudiado Bellas Artes. Y cuando estalló la Primera Guerra Mundial fue a luchar al frente. Volvió absolutamente traumatizado (no hablaría, de su participación en los combates, nunca más). Con un compañero de estudios, el también pintor Maurice Loutreuil , aterrizó en Ceret, una localidad del Vallespir donde había instalada una pequeña colonia de artistas muy prolífica. Allí, con contacto con estos creadores (como Chaïm Soutine o Manolo Hugué), y con la presencia de una naturaleza que le fascinaba, empezó a pintar. Sus cuadros, en principio, tenían una influencia muy clara del cubismo, y de Cézanne. Pasó sólo dos años, en Ceret, pero este periodo fue clave para su creación artística (y para su vida personal, porque allí conoció a su primera esposa, Odette Cabalé). Y en el Museo de Ceret, podemos ver una buena colección de los cuadros pintados en Catalunya Nord.

1. Rue de Céret

André Masson, Rue de Céret, 1919. Huile sur toile, 92 x 65 cm. Musée de art moderne de Céret. Photo Robin Townsend © Adagp, Paris 2019.

El surrealista por poco tiempo

Masson es recordado como artista surrealista, porque tras salir de Ceret entró en contacto con el surrealismo, e incluso colaboró estrechamente con André Bréton (ilustró alguno de sus libros). Durante este tiempo, en qué permaneció en Francia, practicó el dibujo automático (como los escritores surrealistas practicaban la escritura automática) e introdujo numerosos elementos misteriosos en sus obras. Fue la única ocasión en que Masson militó activamente en algún movimiento artístico. Con el tiempo, se distanciaría del surrealismo, como de cualquier corriente artística. "Cuando dominaba una técnica y un estilo se distanciaba y buscaba nuevos retos", explica Gallissot. Masson era demasiado independiente como para ser militante de algún grupo (alguien le tildó de "el rebelde del surrealismo" y él mismo aceptaba ser tachado de "vagabundo del surrealismo"). En realidad, su periodo surrealista a duras penas duró cuatro años: en 1928 rompió con Bréton. Y, a pesar de todo, en la exposición de Ceret hay un amplio repertorio de sus obras de este periodo: desde dibujos automáticos, hasta unos sorprendentes cuadros realizados con arena (en los que, teóricamente, se reflejaría el inconsciente).

3. Las cuatro éléments

André Masson, Los cuatro elementos, 1923-1924. Huile sur toile, 73 x 60 cm. Donation Louise te Michel Leiris, 1984, Centre Pompidou, Paris, Musée national de arte moderne / Centro de création industrielle. Inv. : AM 1984-612. Photo Centre Pompidou, MNAM-CCI/Philippe Migeat/Dist. RMN-GP © Adagp, Paris 2019.

El cuestionamiento constante

Masson fue un artista que se interesó mucho por la filosofía: por la clásica, pero también por las alternativas, el Zen, el pensamiento de los indios norteamericanos... Cuando era joven se interesó mucho por Nietszche, a pesar de que estas lecturas entraban en contradicción con su pensamiento pacifista. Más tarde trabajó con Georges Bataille, se interesó por los trabajos de Michael Leiris, compartió ratos con Aimé Césaire, el creador de la negritude... En su pensamiento siempre reservó un espacio para el misterio: no era muy partidario de las explicaciones científicas sobre los grandes retos de la humanidad (por eso tenía un gran interés por la mitología). Su pintura era un cuestionamiento continuo del mundo. No es extraño que incluso pintara su propio Autorretrato en el infierno, que se puede ver en el museo de Ceret. En ocasiones, acababa encontrando la respuesta a los interrogantes de su existencia en el "vértigo del eros", tal como se puede ver en sus ricos dibujos erótico (que en la exposición se repasan mediante un audiovisual).

6. Las insectos matadores

André Masson, Las insectos matadores, 1936. Huile sur toile, 89 x 116. Würth Collection, Germany, Inv. 7912. Photo Peter Falk, Schwäbisch Hall © Adagp, Paris 2019.

El segundo nacimiento catalán de Masson

Masson afirmaba que una noche que pasó en el raso en la montaña de Montserrat, tuvo una visión: el cielo se convertía en un abismo (él lo interpretó como una metáfora de la violencia en la naturaleza y en el ser humano). Él aseguraba que aquella noche le cambió la vida (incluso escribió un poema dedicado a su transformación en la montaña). Y a partir de aquí se interesaría especialmente por la naturaleza. Masson había llegado a Catalunya en 1934, y pasó dos años aquí, instalado en Tossa de Mar, donde también había una importante colonia de artistas extranjeros. Durante el tiempo que estuvo allí se interesó mucho por los campesinos catalanes. Pero no los idealizó nada: apreciaba el contacto con la naturaleza, pero a menudo dibujaba unos paisajes incendiarios y unos personajes cadavéricos. Pintó numerosos cuadros con temáticas relacionadas con el Quijote y con la tauromaquia (como las Corrida o una serie de insectos con posturas y vestiduras taurinas). Masson estuvo presente en la revuelta catalana del 6 de octubre y expresó fuertes simpatías prorepublicanas. En 1936, al estallar la guerra, decidió huir de España con su familia, pero no olvidó a los republicanos. Publicó algunos carteles en defensa de la República. En la exposición este periodo de su vida se muestra en la sala principal. Es la mayor colección de cuadros de la muestra, e incluso se pueden ver algunos de sus dibujos contra Franco.

5. Le faucheur

André Masson, El segador, 1934. Huile sur toile, 92 x 73 cm. DIE GALERIE, Frankfurt am Main. © Adagp, Paris 2019.

Tiempos amargos, y el descubrimiento vegetal

El estallido de la guerra mundial encontró a Masson en Francia, pero durante la guerra consiguió salir de su país e ir a Estados Unidos. En el viaje de ida hizo una parada larga en Martinica, que para él fue toda una revelación. Si antes había retratado con frecuencia los secos paisajes de España, la vegetación exuberante del Caribe lo estimulará a dibujar y pintar bosques copiosos, con plantas inmensas por todas partes. En Estados Unidos se instalaría en Connecticout, donde también encontraría una naturaleza espectacular (por otros motivos), que también aparecería en sus obras. Su estancia en Estados Unidos sería muy fructífera, y acabaría por influir sobre algunos grandes pintores norteamericanos (como un joven Jackson Pollock).

7. Le Labyrinthe

André Masson, Le Labyrinthe, 1938. Huile sur toile, 120 x 61 cm. Don de Basil te Elisa Goulandris en 1982, Centro
Pompidou, Paris, Musée national de arte moderne / Centro de création industrielle. Inv. : AM 1982-46. Photo Centre Pompidou, MNAM-CCI/Philippe Migeat/Dist. RMN-GP © Adagp, Paris 2019.

Retorno a Europa

Al acabar la Segunda Guerra Mundial, Masson volvió a Francia. Se estableció en Tholonet, donde había vivido su admirado Cézanne, y en cierta medida volvió a sus inicios artísticos. Pero muy pronto se interesó por el arte y por la filosofía china y su pintura evolucionaría de forma sorprendente, adoptando aires orientales, y sugiriendo más emociones que realidades físicas. Los últimos años de su vida, fueron poco prolíficos. Muy enfermo, pintó muy poco, aunque nunca abandonó del todo el arte.

8. La Pythie

André Masson, La Pythie, 1943. Huile te templa sur toile, 130,5 x 106,5 cm. Achat en 1981, Centre Pompidou, Paris, Musée national de arte moderne / Centro de création industrielle. Inv. : AM 1981-21. Photo Centre Pompidou, MNAM-CCI, Dist. RMNGP/ Adam Rzepka © Adagp, Paris 2019.

Explorar a Ceret y a Masson al mismo tiempo

Hay quien dice que Ceret fue "la Meca del cubismo", porque allí se reunieron, en la primera mitad del siglo XX, destacados artistas que harían carrera mundial. Algunos de los paisajes emblemáticos del pueblo los podemos encontrar pintados por destacados artistas en diferentes estilos. A partir de este hecho, el Ayuntamiento de Ceret decidió crear un Museo de Arte Moderno, que recogiera todo este legado. Con el tiempo, su colección permanente se ha consolidado (un número importante de cuadros de la exposición de Masson vienen de sus almacenes). Y, de vez en cuando, hacen exposiciones sobre autores de gran renombre, que merecen los elogios de las grandes instituciones artísticas. En realidad, esta muestra sobre Masson ha sido catalogada como exposición de interés nacional por el gobierno francés. Los que tengan pensado visitar la Catalunya Nord, tienen una magnífica oportunidad de conocer la obra de un artista fascinante y, al mismo tiempo, de pasearse por un pueblecito con encanto. Los amantes del arte de Catalunya harían bien al incluir el museo de Ceret dentro de sus rutas. No es un centro menor, como algunos podrían pensar. Y André Masson podría resultar toda una sorpresa.

 

Foto de portada: André Masson, Le couvent desde Capucins à Céret, 1919, Huile sur toile, 61 x 73 cm. Musée de arte moderne de Céret. Photo Robin Townsend © Adagp, Paris 2019.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat