Albert Sánchez Piñol es coguionista, con el director Carles Porta, de la serie Comtes, una serie histórica producida por la Xarxa que explica, en cuatro episodios, la vida y obra de los cuatro primeros condes de la Casa de Barcelona y los problemas que tuvieron a la hora de consolidar su territorio como entidad soberana frente al imperio de los francos, situado al Norte, y a pesar de la amenaza árabe, al Sur. La serie combina las explicaciones de los historiadores especialistas en el periodo con episodios dramatizados. Comtes se emitirá a través de las televisiones locales del 27 al 30 de diciembre. En el acto de presentación de la serie, Sánchez Piñol ha hablado con El Nacional.

Albert Sanchez Piñol - Sergi Alcazar

¿Qué tienen estos condes para que resulte interesante hacer una serie sobre ellos?

La gracia no está tanto en ellos, ya que tenemos poca documentación sobre su vida, como en los conflictos que tuvieron que afrontar. Mandaban un territorio pequeño ubicado entre dos grandes potencias: el imperio carolingio y el mundo musulmán de Córdoba. Estos individuos tuvieron que gobernar haciendo frente a dilemas imposibles. No les fue fácil.

Parece que los historiadores tengan más amigos en el año mil que en el siglo XXI

¿Tenemos bastante documentación de estos condes como para hacer una serie fidedigna?

A mí me sorprende el nivel de nuestros historiadores. Me ha chocado la familiaridad con que los expertos que han colaborado con la serie hablan de estos condes. Parece que tengan más amigos en el año mil que en el siglo XXI. A pesar de todo, los vacíos son inmensos. Hace más de 1.000 años, de todo eso. De algunos condes sabemos relativamente pocas cosas, pero conocemos las líneas esenciales de sus gobiernos.

¿La serie mezcla realidad y ficción?

No. Es una serie basada en hechos reales, y queremos ser muy rigurosos. Lo que he hecho yo, como guionista, ha sido poner imágenes a las tramas que nos explican los historiadores. Nosotros quisimos ser muy fieles al discurso académico, pero este no es único. Hay voces y voces... Tuvimos que escoger aquello en que todos los expertos coincidían.

¿Cómo lo hicieron para plasmar la historia de estos condes en episodios de 30 minutos?

Yo tenía que ser muy sintético. Algunos de estos condes reinaron 30 años, mucho para aquella época, pero yo tenía que explicarlo todo en cuatro secuencias. Por eso, sólo me centro en lo que me interesa. Yo no puedo explicar todos los detalles de la vida de Wilfredo el Velloso (Guifré el Pilós), pero explico sus conflictos vitales, en unas pocas escenas. Como dramaturgo, por así decirlo, tomo a un conde, y me fijo en lo esencial de su trayectoria.

Hay reyes que en su vida no han hecho nada más que cazar elefantes, y sobre estos no hay nada para escribir

Borrell II

¿Qué tienen de especial estos cuatro condes?

Hay reyes que en su vida no han hecho nada más que cazar elefantes, y sobre estos no hay nada para escribir, pero sobre los cuatro primeros condes catalanes hay mucho tema. El primero, Wilfredo el Velloso, llega a Catalunya como delegado del gobierno del rey de los francos, pero se encuentra con una sociedad muy dinámica, que se está expandiendo. Y aquí hay un conflicto. El conde tiene que escoger entre su sociedad y su rey, y eso es un conflicto de primera categoría narrativamente hablando. Él se suma a las teorías expansionistas de su pueblo y acaba muriendo en combate.

¿Los otros condes también tienen conflictos tan apasionantes?

El segundo, Wilfredo Borrell (Guifré Borrell), ha recibido la herencia del poder, pero tiene que conservarlo, porque el rey carolingio reclama el territorio. No le será fácil. El tercero, Suniario (Sunyer), es quizás el más trágico de todos, porque es un expansionista en un territorio muy pequeño. Barcelona tenía 2.500 habitantes, y en los condados catalanes sólo había dos núcleos urbanos más. En cambio Córdoba tenía alrededor de 250.000 habitantes. Había una desproporción de fuerzas brutal, y a pesar de todo Suniario avanza y conquista territorios. Pero los húngaros, en una incursión, matan al primogénito de Suniario. Y el conde, que lo había hecho todo para transmitir el poder a su hijo, lo pierde todo. Acabará encerrándose en un convento. Y el cuarto, Borrell, que cogobierna con su hermano Miró una temporada, tiene que hacer frente a Almanzor. Pide ayuda a todo el mundo, al rey de los francos, al Papa, a los caballeros cristianos, pero nadie le ayuda. Al fin, Almanzor destruyó Barcelona; los contemporáneos hablaban de la conquista como "el día que murió Barcelona", porque los árabes lo arrasaron todo. Pero Borrell sobrevivió, porque no estaba en la ciudad en el momento del ataque.

¿La serie se centra en la vida de los condes o en la sociedad de su época?

A mí, lo que me hubiera gustado es desarrollar muchos más aspectos de la sociedad de aquel momento, compuesta mayoritariamente por campesinos. Si hubiéramos tenido más recursos hubiéramos hecho una cosa muy más completa, explicando cómo vivía la gente de a pie en los siglos IX y X, pero en estas circunstancias nos hemos tenido que centrar en los conflictos de las élites. Narrativamente el tema era muy atractivo, pero el audiovisual es muy caro. Hay una desesperante falta de recursos, y tienes que aclimatar la narrativa a los recursos disponibles.

A estos personajes ni siquiera se definían como catalanes

Albert Sanchez Piñol - Sergi Alcazar

¿Los condes que se describen en la serie, serían los primeros catalanes?

No. Estos personajes ni siquiera se definían como catalanes. En realidad, no tenían ni siquiera un nombre para designarse. Esta tanda de capítulos de la serie explica cómo nace Catalunya; tendríamos que hacer otra para explicar cómo nacen los catalanes.

Qué le ha enseñado esta experiencia de la historia de Catalunya

Este país no ha avanzado por las victorias, sino por las derrotas. Wilfredo el Velloso funda el país en el sentido que es el primero que transmite el poder a sus descendientes. Su sucesor ya no es un delegado del rey, sino que crea una dinastía. Pero eso lo hace porque se está muriendo, porque le han herido en una batalla. Y el cuarto episodio, con lo que acaba esta serie, es cuando Almanzor arrasa Barcelona. Pero esta derrota supone la ruptura definitiva con la potencia del Norte. Como no han llegado socorros de los francos, Borrell rompe con el imperio, definitivamente.

En Victus abordaba la guerra de Sucesión, ahora ha analizado los siglos IX y X. ¿Piensa seguir escribiendo sobre la historia de Catalunya?

No lo sé. Cualquier periodo histórico de este país es interesante por sus líneas de conflicto. Para la gente que tuvo que vivir estas situaciones, debió ser terrible, pero para el historiador es una gozada. No hay un siglo aburrido en la historia de Catalunya.

Es alucinante que durante 40 años de autonomismo a nadie se le hubiera ocurrido hacer una serie documentada sobre los origen de nuestro país

¿Porque hacer ahora esta serie?

Lo sorprendente no es que se haga ahora, sino que no se haya hecho antes. Es alucinante que durante 40 años de autonomismo a nadie se le hubiera ocurrido hacer una serie documentada sobre los orígenes de nuestro país. Es como si en Francia no se hubieran dedicado esfuerzos a hacer una película sobre Juana de Arco. La televisión alemana dedica muchos recursos a reflejar la figura de Carlomagno. Aquí lo único que se hizo, en todos estos años de autonomía, fue el Dragui.

¿No se podría acusar a una serie como Comtes de hacer adoctrinamiento?

Hay gente que cree que explicar la historia catalana a los niños catalanes es adoctrinamiento. Si es así, espero más recursos para seguir haciendo adoctrinamiento.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat