Con la llegada este domingo a Pekín de 28 jefes de Estado y de Gobierno así como de 1.200 delegados del mundo entero, el decorado estará preparado para la celebración de una reunión que, según la Administración china, tendrá enormes repercusiones sobre la economía internacional durante los próximos decenios.

Según Wang Yiwei, experto de la Universidad Renmin, con sede en Pekín, la iniciativa "Cinturón y Ruta" podría llegar a tener la importancia que tuvo la creación de la Unión Europea. "Podrá tener una amplitud equivalente", afirma, "Se asistirá a la creación de unos mecanismos que introducirán una mundialización de un tipo nuevo". Es decir, una alternativa a la actual globalización.

Con sede en Pekín, la iniciativa "Cinturón y Ruta" podría llegar a tener la importancia que tuvo la creación de la Unión Europea

China ha movilizado 40.000 millones de dólares en un fondo de la Ruta de la Seda, con un plan del Banco Asiático de Inversiones con el fin de destinar 50.000 millones de dólares al desarrollo de infraestructuras.

El analista Tom Miller señala que lo que busca este proyecto es la creación de un imperio a lo largo del sendero. Según el diario de Hong Kong, South China Morning Post, la iniciativa en que están concernidos más de 65 países y que pretende acercar China a Europa, a Oriente Medio y a África, pasando por las diferentes regiones de Asia, tiene un objetivo central. "Para Xi Jinping se trata de mover sus peones geopolíticos para que Pekín pueda extender su influencia hasta los rincones más lejanos del planeta", indica el diario hongkonita.

En esta cita a la que están invitados Mariano Rajoy y el presidente ruso Vladimir Putin, "se hablará de política, infraestructuras, comercio, finanzas y movimiento de personas"

En esta cita a la que están invitados Mariano Rajoy y el presidente ruso Vladímir Putin, "se hablará de política, infraestructuras, comercio, finanzas y movimiento de personas", según el ministro de Exteriores chino, Wang Li.

China ha negado que quiera dominar las nuevas Rutas de la Seda y ha prometido "beneficios globales". Los expertos consideran que puede servir de estímulo económico allá donde los proyectos se construyan, si bien alertan del intento de Pekín de garantizarse del acceso a materias primas. También mencionan que los países que atraviesan podrán ser mercados para colocar la sobreproducción que sufre China.

Pero hay una cuestión aún más importante que todas estas y que afecta a los países industrializados. Ante el reto del desempleo que puede crear la nueva revolución digital, con la automatización y los robots, no está aún resuelta la cuestión de dónde se van a crear los nuevos trabajos del futuro. 

Ante este dilema, China ofrece una solución aunque sea provisional: asegurar que en su zona de influencia va estar asegurado el empleo de salarios bajos.

China ha negado que quiera dominar las nuevas Rutas de la Seda y ha prometido "beneficios globales" 

"Los países de ingresos más bajos -aquellos que se vinculan mediante la Ruta de la Seda- y que en su mayoría tienen un PIB per capita que es menos de la mitad de China, se tornan cada vez más atractivos. Al tener una infraestructura mejorada, estos países estarán en mejor posición para absorber la migración de las industrias de gran densidad de mano de obra de China", afirma Justin Yifu Lin, ex vicepresidente del Banco Mundial y decano honorario de la Escuela Nacional de Desarrollo de la Universidad de Pekín. Ése es el gran secreto de la Ruta de la Seda. Dar trabajo a bajo precio para los desplazados por la cuarta revolución industrial. Y fuera, a gran escala, el vacío.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat