El multimillonario estadounidense Bill Gates presentó este martes en Pekín (China) un nuevo invento que quiere revolucionar el mundo. Gates mostró por primera vez un inodoro futurista que no necesita agua ni sistema de alcantarillado y que utiliza productos químicos para convertir los desechos humanos en fertilizantes.

El inodoro, que según indicó Gates está ya listo para la venta después de años de desarrollo, es una creación de proyectos de investigación financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates, la organización de filantropía privada más grande del mundo. Existen múltiples diseños del inodoro, pero todos trabajan separando los residuos líquidos y sólidos.

"El inodoro actual simplemente envía los desechos al agua, mientras que estos inodoros no tienen alcantarillado. Se llevan tanto los líquidos como los sólidos y hacen trabajo químico en ellos, incluida la quema en la mayoría de los casos", afirmó Gates en una entrevista para Reuters.

El ojo de la aguja El procés conquista la Castanyada El Nacional