El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tiene una mano derecha para todas las decisiones que toma, y este es su vicesecretario general, José Manuel Villegas. Ambos fundaron el partido ahora hace 10 años y son de plena confianza el uno para el otro. Tanto es así, que cuando Rivera ha tenido algún malentendido de comunicación con los medios o un pinchazo en las urnas, Villegas ha salido siempre a dar la cara por él. Lo mismo ha pasado esta noche del 25-S. La formación naranja no ha conseguido ningún escaño ni en Galicia ni en el País Vasco y Villegas ha tenido que aparecer para excusarse. Ningún líder estatal ha hablado públicamente, pero el gesto de Rivera de acercarse a la sede del partido a saludar a los miembros del comité electoral y acto seguido marcharse, ha parecido una huida para algunos. No en vano, algunos dicen que Villegas, hombre de carácter afable y muy formal, es quien apaga los incendios en Ciudadanos, a modo de bombero.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat