La noticia que el Skating Club, la histórica pista de patinaje sobre hielo del Eixample de Barcelona ha sucumbido al coronavirus y se convertirá pronto en un Carrefour ha generado una oleada de reacciones que abre una nueva carpeta conflictiva para la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ahora tiene que atender la petición que el ayuntamiento de Barcelona busque soluciones y evite el cierre de la instalación, si hace falta, municipalizándola.

Un grupo de alumnas del Skating, que han visto como no pueden continuar en el aprendizaje del patinaje sobre hielo y que avisan de que como alternativas sólo hay la pista de hielo del FC Barcelona o las pistas de Puigcerdà y Andorra, han lanzado una campaña de recogida de firmas a través de la plataforma change.org, en la que se reclama que se trabaje para salvar este "lugar de referencia para los barceloneses".

En concreto, reclaman que se recupere y reabra el Skating "en manos del Ayuntamiento de Barcelona o cualquier otra institución que asegure su mantenimiento y funcionamiento normal". "Como alternativa proponemos la apertura de una nueva pista municipal en manos del Ayuntamiento, que asegure las mismas condiciones que teníamos en el Skating a causa de la falta de estas en la ciudad y del cierre de la pista temporal que se instalaba en Plaça Catalunya". Pista navideña cerrada, precisamente, por Ada Colau.

Presión política

A la petición, que ya ha sumado más de 2000 firmas, se añade la movilización política. La portavoz adjunta del grupo de Junts per Catalunya en Barcelona, Francina Vila, ya ha anunciado que defenderá un ruego a la Comisión de Derechos Sociales de la semana que viene para instar al ejecutivo municipal a detallar las acciones que ha llevado a cabo para evitar que cierre definitivamente el Skating Club Barcelona y, si ninguna de ellas ha sido exitosa, inicie las gestiones necesarias para adquirir la instalación, dado que el cierre "comporta la pérdida de 34 puestos de trabajo, la desaparición de la escuela de patinaje y el cierre definitivo de un equipamiento deportivo singular e histórico del Eixample".

TUIT juntos barcelona skating

TUIT eva baro erc barcelona skating

Por su parte, la concejala de ERC en el ayuntamiento Eva Baró, se ha sumado a la defensa del Skating señalando que la pista de hielo es un "testimonio de deporte y diversión durante años de muchos barceloneses" y que con el cierre "desaparecerá un trocito del Eixample". "#SalvemSkating!", remacha la concejala.

 

Imagen principal: El Skating Club, en la calle Roger de Flor de Barcelona / JP

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat