Desde la madrugada del domingo ha entrado en vigor el estado de alarma que el gobierno español ha decretado por el coronavirus. Los efectos ya se han podido notar este fin de semana. Barcelona ha quedado desierta.

Solo algunos turistas y algunas palomas se han atrevido a salir a la calle.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat