Se calcula que la vida media de un teléfono móvil hoy en día viene a durar entre año y medio y dos años. Sin embargo, es posible que dure más si se cuida y si se llevan a la práctica algunos trucos, más todavía. Además, en los tiempos de crisis que corren no es ninguna tontería mirar por la duración del móvil, por lo que a continuación vamos a ver algunos de esos trucos. 

No dejar que se acabe la batería

Con las baterías de iones de litio no es recomendable que el móvil se quede sin batería ni tenerlo cargando cuando ya esté el 100%. Se aconseja que la batería esté entre el 30 y el 80% y cuando esté a punto de bajar de ese porcentaje mínimo, volverlo a cargar.

Solo apagarlo de vez en cuando

Apagar o reiniciar constantemente un móvil puede afectar a su vida útil. Por eso, con reiniciarlo una o dos veces a la semana es suficiente. Si lo que se pretende es que no moleste por la noche, es preferible ponerlo en modo avión o en modo no molestar.

Movil encendidoNo hay que apagar y encender el móvil a diario

Reducir el brillo a la pantalla

A pesar de que el modo automático modifica el brillo según la luz externa, habitualmente añade más luz que la necesaria. Sin embargo, es preferible el modo manual, ya que protege mejor la salud de los ojos y prolonga la vida útil del dispositivo.

Protector de pantalla

Uno de los aspectos más importantes es el de mantener protegida la pantalla del móvil. Aunque las pantallas de hoy en día son mucho más resistentes, no están a salvo de rayarse o de romperse si el teléfono sufre una caída o un golpe. Por eso conviene ponerle a la pantalla un protector, como los de cristal templado, por ejemplo.

Evitar el bolsillo trasero

Fundamentalmente son tres las razones que invitan a no llevar el móvil en el bolsillo de atrás del pantalón. Por una parte, lo fácil que se puede caer desde ahí al suelo. Además, estando en un contacto tan estrecho con el cuerpo, se puede calentar en exceso. Por último, si nos sentamos con él en el bolsillo, el móvil se irá deformando con el paso del tiempo. 

Cuidado con la carga rápida

Los cargadores de carga rápida son muy útiles para los casos en los que no se dispone de apenas tiempo para dotar al móvil de batería de una manera acelerada. El problema es que si se hace de forma habitual, perjudica a la batería del móvil más que la carga normal. Por eso, conviene utilizar la carga rápida solo cuando se necesite de verdad.

Carga rápidaUtilizar demasiado a menudo la carga rápida, acorta la vida del móvil

Solo aplicaciones seguras

Internet está lleno de webs que ofrecen apps gratuitas que son de pago en la tiendas oficiales de los móviles. Aunque no tienen por qué ser peligrosas, muchas de ellas lo son, porque no han sido comprobadas y pueden contener contenido malicioso que provoque daños en el móvil o que pueda capturar información personal del usuario.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat