El principal sospechoso de cometer el doble crimen del pantano de Susqueda, Jordi Magentí, ha quedado en libertad sin fianza.

La defensa de Magentí pidió el pasado 18 de diciembre que saliera en libertad. Sostenía que la acusación "construye una tesis extraordinariamente débil a partir de indicios". "Están empeñados en mantener el foco en una sola persona", dijo el abogado.

Nueve meses después de que el juzgado de instrucción 2 de Santa Coloma de Farners ordenara el ingreso en prisión de Jordi Magentí, la Audiencia de Girona lo ha dejado en libertad sin fianza. No tiene suficientes pruebas para mantenerlo en prisión y los indicios no son concluyentes. Las pruebas de ADN, de resultado negativo, son clave ahora para la libertad del principal acusado del doble crimen.

La Audiencia de Girona enmienda al juez de instrucción después de comprobar que todos los indicios contra Magentí se han debilitado: "En definitiva, consideramos que los principales indicios de criminalidad que apuntaban al Sr. Magenti como autor de los hechos a lo largo de la instrucción se han visto seriamente debilitados sin que pudieran excluir en este momento procesal otras líneas de investigación, como otras personas que hubieran podido acceder al pantano de Susqueda sin vehículo y sin llevar teléfono móvil, así como otros extremos que han sido expuestos a lo largo de la presente resolución".

El fantasma de Susqueda

El abogado Benet Salellas define al presunto asesino en su recurso para la libertad del acusado como "fantasma". Y es que la policía llega a Magentí descartando el resto de hipótesis: "De todo el anterior solo cabe una conclusión: en la zona comprendida entre la pista forestal que se inicia en el plantel después de pasar la visión de la cámara número cinco y todo el interior del pantano de Susqueda, entre las 11.20 y las 11.26 horas, solo están las personas residentes en el pantano cuyas coartadas han quedado confirmadas, los señores M.T. y C.C. cuya participación en los hechos también ha quedado descartada por los datos de su GPS, los vehículos de las víctimas y el investigado, así como los terminales móviles de las víctimas, ya que todos los otros se encuentran bajo cobertura de antenas BTS del pantano, pero no están de esta pista forestal hacia dentro, salvo los habitantes del mas Llomà y el señor S.C., que han podido ser situados durante la franja temporal de hechos".

Sin sospechoso ni pruebas concluyentes, el abogado defensor presenta su hipótesis del fantasma de Susqueda: "La opción alternativa a todo eso solo sería una persona que va a un lugar de no fácil acceso, como es el pantano de Susqueda, sin teléfono, sin vehículo, sin haber pasado por ninguna cámara de videovigilancia, sin haber sido visto por nadie a la entrada ni a la salida; en definitiva, un fantasma, que no un asesino".

 

El examen forense que practicaron los Mossos en septiembre del año pasado señalaba que los dos cuerpos tenían signos claros de violencia. La chica presentaba una herida en la cabeza, y el chico, varias lesiones en el tórax. En un primer momento, la inspección de los cuerpos apuntaba que él había sufrido heridas por arma blanca, y ella, un golpe provocado por un objeto contundente.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat