Un nuevo tramo de la barra del istmo del Trabucador, en el Parque Natural del Delta del Ebro, reabrirá este fin de semana después de que se estropeara por el temporal Gloria que tuvo lugar el mes de enero y fue el peor aguacero registrado en Catalunya desde 1932. Esta reapertura nace de un acuerdo alcanzado hoy por El Parque Natural del Delta del Ebro, el Ayuntamiento de Sant Carles de la Ràpita y el Ministerio para la Transición Ecológica.

Las obras para restaurar este espacio se iniciaron con carácter de urgencia el mes de mayo, pero quedaron paradas a raíz de la crisis sanitaria desencadenada por la Covid-19.

foto 3635929

Un vehículo descarga arena en el istmo del Trabucador / ACN

Reubicación de 350.000 m³ de arena

Las tareas para reparar esta área ha comportado que se reubiquen en torno a 350.000 m³ de arena del mismo ámbito del Trabucador. Las obras se han hecho con gran maquinaria. Por eso, con la finalidad de poder garantizar la seguridad de las personas y que no hubiera ninguna interferencia en las tareas de recuperación, se ha cortado el acceso a este istmo, que tiene un kilómetro de longitud.

Así pues, a partir de este fin de semana se permitirá el acceso de vehículos de motor hasta la barra del Trabucador, mientras que el tramo final sólo se podrá realizar a pie. Con todo, las autoridades han pedido a los usuarios que respeten este espacio natural, por lo cual no pisen las dunas o su vegetación, así como no circulen fuera de pista. Precisamente, con esta finalidad se ha colocado un candado en el camino a la vez que se ha creado unas pantallas de arena que tienen como finalidad impedir el paso de vehículos.

L'Espluga de Francolí hará llegar agua del Ebro

 

Por otra parte, el ayuntamiento de l'Espluga de Francolí ha aprobado construir un ramal que traerá el agua del Ebro al municipio, en concreto, en el depósito de Sant Miquel. Este se empezará a construir a partir del año que viene en el marco de un acuerdo que han firmado el Ayuntamiento y el Consorcio de Aguas de Tarragona.

Esta iniciativa, considera estratégica, consta de una inversión de 1,4 millones de euros, de los cuales tanto la Agencia Catalana del Agua como la Diputación de Tarragona aportarán 500.000 euros cada una, mientras que el resto provendrá de las arcas municipales. La construcción de esta infraestructura tendrá una duración de seis meses.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat