Una operación policial ha desmantelado una organización criminal dedicada a la trata de blancas que tenía tres mujeres prostituidas en Girona. Las víctimas eran captadas de sus países de origen y eran explotadas sexualmente y laboralmente, realizando tareas domesticas para después ser obligadas a robar a sus clientes. Los dos principales miembros de la banda han ingresado en la prisión.

La investigación del Cuerpo Nacional de la Policía (CNP) empezó a raíz de la denuncia de una joven de nacionalidad búlgara, que aseguraba que había sido comprado a su país por 3.000 euros con 14 años y obligada a contraer matrimonio con uno de los integrantes de la banda. Después la habían trasladado a España, donde habría sido explotada tanto laboralmente como sexualmente.

Al constatar que la denunciante había sido víctima de una organización de trata de blancas, los agentes prosiguieron con la búsqueda hasta dar con una banda que captaba mujeres jóvenes, las extorsionaba y las obligaba a ejercer la prostitución en la vía pública en la zona de Empuriabrava, donde consiguió hacerse con el control de del negocio.

Gracias a la colaboración con las autoridades búlgaras, los agentes pudieron identificar la totalidad de los miembros de la banda y localizar a las mujeres prostituidas. El operativo policial acabó con la detención de seis integrantes de la organización y con la intervención -en los registros en dos domicilios en la provincia de Girona- de munición, 25 plantas de marihuana y 2955 euros.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat