La Festa Major de Gràcia se celebrará entre el 15 y el 21 de agosto pero con adornados simbólicos, límites de aforo y menos actividades. Así lo prevé el planteamiento que trabajan la Fundació Festa Major de Gràcia, las comisiones de calles y el Ayuntamiento de Barcelona para adaptar la celebración al contexto sanitario, según informa L'independent de Gràcia.

Aunque todavía tienen que cerrarse los detalles, ya se prevé que este año no habrá fiesta nocturna. Conciertos, bailes de noche o las actividades abiertas al público se acabarán como máximo a las 23 horas.

Con respecto a los adornados de las calles, uno de los emblemas de la fiesta, la propuesta apunta que las comisiones puedan hacer "un adornado simbólico en el techo" pero sin elementos en tierra, portalones ni escenarios para facilitar el acceso.

Aparte de las calles, también se proponen algunos espacios comunes para la fiesta que podrán hacer actividades, controlando también el aforo y con garantía de mantener la distancia social.

En cualquier caso, todas las actividades que se hagan tendrán que cumplir con el distanciamiento establecido y por lo tanto se introducirán medidas de control del aforo, desinfección de los espacios, actividades con cita previa y señalización específica con todas las medidas preventivas.

El pregón se hará el día 14 y se leerá en un interior con el aforo recomendado en aquel momento y se retransmitirá en directo. Este mismo día se hará un reconocimiento a las calles y plazas.

Con estas ideas sobre la mesa, la Fundació, el Ayuntamiento y las calles se encontrarán el próximo lunes para cerrar los flecos de la propuesta.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat