Un grupo de estudiantes universitarios -unos ochenta según la Guardia Urbana de Barcelona- han cortado esta mañana a primera hora la avenida Diagonal en la zona universitaria, para reclamar el "compromiso" de los rectores para revertir la crisis educativa. La vía ha quedado cortada en los dos sentidos de la marcha a la altura del Palau de Pedralbes y causa afectaciones al tráfico privado y al transporte público tanto de entrada como de salida de la ciudad. En la B-23 las colas llegan a los 7 kilómetros, desde Sant Feliu del Llobregat, para acceder a Barcelona.

Se trata de una acción por dar el pistoletazo de salida a varias movilizaciones en el marco de la campaña impulsada con el manifiesto 'Compromiso contra la Crisis Educativa', que recoge cinco puntos básicos para impulsar los cambios necesarios hacia un modelo público y equitativo.

En la cabecera de la protesta, los manifestantes llevan una pancarta donde se puede leer 'Rectors, soís el primer paso, firmad', ya que se insta a los rectores de las universidades catalanes a firmar el manifiesto, para poder abordar así la "situación límite" de las universidades públicas. Los concentrados han lanzado botes de humo naranja y han coreado consignas en contra de la privatización de las universidades.

El Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) ha dado apoyo a la manifestación y ha instado a la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) a firmar el Compromiso para poner fin a los "recortes" y mejorar la calidad de la enseñanza superior.

Cinco reclamaciones

El manifiesto que defienden los manifestantes consta de cinco puntos y el primero de estos es la equiparación de los precios de másters y grados y de grados entre sí. En segundo lugar, piden que la remuneración de las prácticas sea obligatoria y en tercero, que se dé apoyo a la absolución de todos los encausados para defender la universidad pública. En cuarto lugar, los universitarios quieren un plan de choque contra la "emergencia lingüística" y en quinto, protocolos feministas efectivos y revisión de los planes docentes.

El Compromiso defiende que la educación tiene que ser gratuita porque es "un derecho que se tiene que garantizar". Apuesta por una remuneración de las prácticas equivalente al salario mínimo interprofesional y que se garantice la totalidad de la docencia en catalán en tres años. También en tres años pide que se cree un protocolo único para todas las universidades públicas y que se aumente la presencia de estas en los planes docentes.

 

Imagen principal: Los estudiantes cortan la Diagonal / SEPC

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat